Podemos exige a Vestas la devolución de los terrenos y al Gobierno «mano dura» contra las multinacionales

Los trabajadores de Vestas y representantes de Podemos, en el Congreso./Lázaro
Los trabajadores de Vestas y representantes de Podemos, en el Congreso. / Lázaro

La formación morada critica que la ministra de Industria Reyes Maroto esté «desaparecida» en mitad de esta crisis y los trabajadores recuerdan «sus buenas palabras» pero que «no se han visto traducidas en nada»

ICAL

Podemos exigió este viernes a Vestas la devolución de los terrenos y al Gobierno central «mano dura» contras las multinacionales. «Lo que no puede ser es que vengan aquí, se lleven las subvenciones (15 millones de ayudas públicas), se les regalen los metros cuadrados y salgan corriendo con los bolsillos llenos dejando a los trabajadores tirados», aseveró el secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos, Rafa Mayoral, incidiendo en que «hay que parar esta política de desindustrialización».

Y lo hizo tras registrar este viernes una solicitud de comparecencia de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, para que explique en el Congreso de los Diputados qué piensa hacer ante la situación que viven los empleados de la factoría danesa en Villadangos del Páramo. Mayoral, que acudió acompañado por sus compañeros de la formación morada Ione Belarra, Alberto Rodríguez y la diputada por leonesa Ana Marcello, así como por una nutrida representación de trabajadores, puso de manifiesto que «si queremos una transición energética, se tiene que hacer con producción industrial en nuestro país, no trayendo los paneles de China y dependiendo del exterior».

«Se ha hablado mucho de los diferentes procesos de reconversión industrial, pero lo único que se ha visto hasta ahora es la destrucción de puestos de trabajo sin que se den alternativas», remarcó Mayoral exigiendo al Gobierno que se posicione en defensa de los intereses de los empleados.

«La ministra no puede estar desaparecida»

Por su parte, la portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso, Ione Belarra, mostró su solidaridad con los afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) extintivo de Vestas y aseguró que «no puede ser que la ministra de Industria en medio de esta crisis esté desaparecida». En este sentido, le invitó a «dar la cara» y lamentó que la situación sea «la consecuencia de haber hecho una política blanda y consistente en abrirle la puerta a grandes multinacionales extranjeras sin ponerles condiciones». «Una vez que se han cumplido los cinco años obligatorios, Vestas ha decidido coger el dinero e irse», apuntó sin olvidar que «estas empresas en muchas ocasiones no pagan sus impuestos aquí».

Belarra demandó un plan de reindustrialización «serio» y con «un Gobierno patriota» que apueste por «garantizar un empleo de calidad en este país» y «deje de apoyar a las élites». «Le ha dado la espalda a los trabajadores de Vestas, donde hay centenares de familias afectadas en una comarca ya de por sí castigada con el cierre de la minería», señaló. Por ello, solicitó a la ministra Reyes Maroto su mediación para que la factoría danesa devuelva los terrenos cedidos y para «buscar activamente inversores» que puedan paliar esta situación.

«¿Dónde están las buenas palabras de la ministra?»

El trabajador Andrés Turienzo, 'Piru', el ciclista bañezano que llevó una carta desde Villadangos a las oficinas de la empresa en Dinamarca exigiendo que la planta de León siguiera abierta, recordó que «la comarca va a quedar muy tocada después de este golpe que nos quieren asestar». Una decisión que lleva aparejada la pérdida de más de 360 empleos directos y 2.000 indirectos después de que cayeran «200 puestos de trabajo temporales». «Hace un mes y medio la ministra nos dio muy buenas palabras en Valladolid, pero llevamos tres meses sin cobrar y nos preguntamos dónde han quedado», expuso.

Turienzo confió en que las instalaciones puedan mantenerse activas porque, en sus propias palabras, «en ellas trabajan personas muy válidas» y «León no se puede permitir que queden abandonadas». Asimismo, urgió una respuesta porque «la indemnización se acaba y el empleo no se recupera». «Ya que Vestas no nos quiere, esperamos que otra empresa apueste por nosotros porque la fábrica es rentable y queremos seguir trabajado en ella», concluyó.

 

Fotos