La plantilla y Vestas rompen negociaciones tras marcar como 'línea roja' un ERE de extinción de empleo

Un hombre prepara una parrilla ante Vestas. / Noelia Brandón

El comité de empresa ha planteado reducción de jornadas, jubilaciones anticipadas y suspensiones temporales para encontrarse una «posición intransigente» de los propietarios

RUBÉN FARIÑASVilladangos del Páramo

Cuarto día de huelga indefinida a las puertas de Vestas y la solución al conflicto laboral está más difícil que nunca.

Los trabajadores y la empresa han «roto negociaciones» al encontrarse con la línea roja de un ERE de extinción del empleo.

El comité ha mantenido una reunión en León con los propietarios de la fábrica. La propuesta de los primeros recogía reducciones de jornadas, jubilaciones anticipadas y suspensión temporal de empleo, pero los dueños de Vestas han mostrado una posición «intransigente» en su intención de accionar un despido colectivo.

El representante de los trabajadores, Juan Francisco García, ha reconocido que los empleados están «por la defensa del empleo y el ERE era la línea roja». Además, tras la reunión mantenida con el viceconsejero Tobalina en Valladolid, sostienen que la empresa ha presentado a la Junta «una realidad que nada tiene que ver con lo que a nosotros nos han planteado».

Las mejores imágenes de leonoticias

Misma línea plantea el responsable de Industria de Comisiones Obreras en León. Ángel Manuel Santos ha explicado la reunión de esta mañana como una situación «compleja», donde los dueños han puesto sobre la mesa un ERE y dejarlo abierto y los trabajadores están dispuestos «a negociar todo salvo el expediente de extinción».

Las partes se han levantado de la mesa sin alcanzar ningún tipo de acuerdo y sin proponer una nueva fecha para negociar. «Nos levantamos con un bloqueo; ellos plantean el ERE y nosotros no queremos despidos colectivos».

Con esta situación, los trabajadores mantendrán su huelga indefinida, al «no encontrar motivo» para desconvocar la protesta. Además, la plantilla se muestra cada día más unida y ya se plantean acudir a la Unión Europea para que ejerza de mediadora.

«Son una empresa danesa y desde Europa se apuesta por las renovables, la transición energética y las energías limpias. No se puede consentir en el Gobierno de España que deje marchar esta empresa para luego comprar aerogeneradores a Asia», explican desde el sindicato.

Los puestos de empleo de Vestas se encuentran más en el aire que nunca, con una fábrica prácticamente paralizada y el bloquea de la negociación entre las partes.

 

Fotos