A los leoneses: ¡gracias!

El alcalde de León durante los últimos cuatro años se despide de la ciudad en una carta abierta a todos los vecinos de la capital

Antonio Silván el día en el que fue nombrado alcalde. /
Antonio Silván el día en el que fue nombrado alcalde.
antonio silván
ANTONIO SILVÁNLeón

No se me ocurre mejor manera que concluir esta etapa de trabajo por León que agradeciendo a los leoneses el honor que me brindaron para poder ser el alcalde de nuestra ciudad, de mi ciudad.

Me voy con muchas satisfacciones, la más importante es que León es hoy una ciudad mejor que hace 4 años cuando asumí esta responsabilidad. Económicamente, aunque son muchas las dificultades que afronta nuestra ciudad, han sido cuatro años positivos, en los que casi 3.000 personas, una de cada 4, ha abandonado las listas del paro; en los que hay 4.000 personas más trabajando en la ciudad y en los que polos industriales como el biofarmacéutico, el logístico o el tecnológico, con la ciberseguridad como referencia, se han asentado en la ciudad, empleando más de un 20% más de trabajadores que en 2015.

La ciudad también ha vivido importantes transformaciones en este tiempo. El paisaje urbano de León ha mejorado ostensiblemente. La integración y el soterramiento del AVE, la ampliación de la estación de ferrocarril, la apertura del Palacio de Exposiciones y el acondicionamiento de su entorno o la integración de la línea de vía estrecha ya han cambiado para siempre algunos barrios de la ciudad. Además de estas transformaciones, también se puso solución para siempre a los persistentes problemas de la calzada de Ordoño II y se rehabilitó, en lo que fue una intervención llena de respeto y cariño por este rincón de León, la muy deteriorada Plaza del Grano, con un resultado muy satisfactorio que está a la vista de todos.

Las infraestructuras también han tenido su protagonismo en estos años. Fruto de la colaboración con el anterior Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy y a su buena disposición, logramos desbloquear en los primeros meses de mi alcaldía importantes infraestructuras para León como fueron: la reanudación de las obras de la autovía A60, siendo hoy ya una realidad en servicio el tramo Puente Villarente-Santas Martas y el enlace sur de León; el soterramiento de la línea del AVE a su paso por la ciudad; el comienzo de la reforma del Parador de San Marcos o la apertura del Centro de Referencia Estatal del Polígono X como centro nacional para el autismo, fin este luego revocado por el actual gobierno.

En el aspecto turístico, León ha vivido sus mejores años. Sabíamos que la llegada del AVE suponía una gran oportunidad y desde entonces hemos realizado un trabajo ímprobo para hacer de León un destino turístico de referencia. Y los hechos demuestran que se ha logrado. Estos 4 años han sido de récord de visitantes y pernoctaciones para la ciudad y a ello han contribuido, además de la llegada del AVE, una importante mejora de la oferta turística, fruto del esfuerzo de los profesionales del sector en nuestra ciudad; una promoción de la ciudad sin precedentes, con campañas novedosas en varios puntos de España y reportajes en las principales publicaciones turísticas; y, por supuesto, el hecho de haber conseguido ser Capital Española de la Gastronomía, un evento que convirtió a León en el centro de atención de la mejor gastronomía del mundo, la española, con numerosos eventos de relevancia nacional e internacional como el Récord Guinness o el rodaje de Masterchef. En este capítulo, no me olvido de mostrar mi agradecimiento a tantas personas que colaboraron para que León sea hoy un centro turístico de relevancia.

Y si hoy puedo decir que León es una ciudad mejor, también puedo decir que el Ayuntamiento es una administración más saneada, más sostenible, más eficaz y más transparente. Durante estos cuatro años hemos avanzando en la reducción de la ingente deuda municipal hasta situarla a final de este año en menos de 150 millones de euros, permitiendo poder salir del plan de ajuste el año que viene con toda seguridad y, con ello, una mayor flexibilidad y capacidad de inversión que la que se ha tenido estos años. Igualmente, es importante reseñar que, por primera vez, el Ayuntamiento de León tiene una Relación de Puestos de Trabajo, lo que ha dado seguridad y certidumbre a la plantilla municipal.

Todas estas son solo algunas de las muchas satisfacciones que me llevo de estos cuatro años como alcalde, pero, por encima de todas, me llevo el orgullo de haber sido el alcalde de mi ciudad y la felicidad por el cariño recibido por parte de tantos leoneses durante estos 1.500 días de mandato, ya fuera en los cientos de actos a los que he acudido, en el despacho o a pie de calle. Todos los leoneses pueden estar seguros que di lo mejor de mí para estar a la altura de la responsabilidad y de que seguiré poniendo mi empeño en que León sea cada día una ciudad mejor.

Finalmente, quiero que mis últimas palabras sean de agradecimiento: a los concejales del equipo de gobierno, de los que estoy muy orgulloso y que han puesto el servicio a su ciudad como la primera de sus prioridades cada uno de los días de estos cuatro años; al resto de grupos municipales, porque, a pesar de las diferencias, ha existido convivencia y respeto; a cada uno de los trabajadores municipales, por ser ejemplo de profesionalidad y servicio; a todas las personas y colectivos que han colaborado con el ayuntamiento para que León sea una ciudad mejor -ya hemos demostrado que unidos somos más fuertes y mejores-; y, por último, como empecé, gracias a mis vecinos, a todos los leoneses, por haberme permitido ser vuestro alcalde, el alcalde de León. ¡Viva León!