La derecha progresista

El expresidente francés Jacques Chirac falleció este jueves a los 86 años./REUTERS
El expresidente francés Jacques Chirac falleció este jueves a los 86 años. / REUTERS
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Ahora da risa, pero hace años se veía a Jordi Pujol y a su partido como la derecha civilizada europea. Lo que no eran ni AP ni el PP. Lo que sí eran Giscard y Chirac en Francia. Fueron rivales, pero Chirac apoyó la campaña presidencial de Giscard en 1974. Y este lo hizo primer ministro. Giscard sigue vivo. Jacques Chirac ha muerto con 85 años, pero no hace muchos se convirtió en imagen de moda. Esas camisetas donde se le ve fumando, bebiendo, con collares hawaianos, tomando el sol, mirando el motor de su coche, saltando las barreras del metro o durmiendo en un avión con antifaz y los pies en alto. Y el mismo letrero siempre: «Smooth pimping, suave gansterism».

Lo de la derecha civilizada francesa se ve leyendo las memorias de Simone Veil, ministra de Salud con Giscard de presidente y Chirac de primer ministro. Según Veil, era muy seductor. «Me fascinaba por el increíble despliegue de energía del que hacía gala. En seguida se mostraba muy afable, cálido, ecuménico, pero también sectario, quizás porque cargaba con el arrepentimiento de no ser de izquierda». La idea de Giscard era que ella sacara adelante la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Según Veil, en las reuniones de gabinete, si un ministro se trababa, Giscard fruncía el ceño. Enseguida salía Chirac al rescate. «Señor presidente, que quede claro que el señor tal hizo un muy buen trabajo con ese expediente…». En cuando a la ley del aborto (tratada como un problema de salud para evitar los abortos clandestinos) tenía oposición en la opinión pública y en el Parlamento. Y Chirac tenía problemas más urgentes. «Las mujeres siempre se arreglaron y seguirán arreglándoselas». Pero era tan fiel a Giscard, y este tenía tanto interés en el proyecto, que apoyó de manera incondicional a Veil. «Smooth pimping, suave gansterism». Y esa derecha progresista.