Torra llama a la calma en las protestas y apela a la unidad del soberanismo

Quim Torra, acompañado de sus gobierno, en el acto celebrado este miércoles./EFE
Quim Torra, acompañado de sus gobierno, en el acto celebrado este miércoles. / EFE

El presidente de la Generalitat encabeza un acto de despedida y de apoyo a los líderes presos

CRISTIAN REINOBarcelona

En esta ocasión, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, no llamó a los CDR a que «aprieten» como hizo en el aniversario del 1-O, jornada que acabó con un intento de asalto a la Cámara catalana por parte de los secesionistas más radicales. Hay cierto temor entre el independentismo institucional a que puedan producirse altercados durante el traslado de los presos a Madrid desde las prisiones catalanas y Quim Torra evitó hoy la frase que le ha hecho célebre (apretad) e hizo una llamada a la calma y a la unidad del independentismo.

El presidente de la Generalitat encabezó el acto que el independentismo institucional organizó en el Palau de la Generalitat de apoyo a los presos secesionistas que el viernes serán trasladados a Madrid para el inicio del juicio del 1-O en medio de de una amplia campaña de movilizaciones. A la despedida oficial de los líderes que están procesados y que dentro de unos días se sentarán en el banquillo, acudió el Gobierno catalán en pleno, así como diputados y dirigentes de JxCat, Esquerra, la CUP y los comunes, así como las entidades soberanistas y familiares de los presos.

Torra instó al secesionismo «a acompañar» a los presos en su salida desde las prisiones catalanas rumbo a Madrid. De esta forma, daba su apoyo a las movilizaciones que prepara la ANC, que también habla de «acompañar» al traslado aunque se han desmarcado de las protestas más radicales, que buscan impedir el paso de las furgonetas policiales, lo que podría derivar en cargas de los Mossos.

Estas imágenes perjudicarían al independentismo, ahora que viaja a Madrid a defender que se trata de un movimiento pacífico que rechaza el uso de la violencia. Torra reclamó a todos «serenidad y firmeza» en las protestas. «Que su sacrificio inmenso y generoso encuentre en nuestro pueblo la firmeza y la serenidad que merece», dijo.

Juicio a un pueblo entero

«Sepamos darles el apoyo que necesitan porque, al fin y al cabo, nos juzgan a todos, juzgan a todo un pueblo y su derecho de autodeterminación», remató. Su discurso buscó enfriar los ánimos entre los más radicales. «No queremos -prosiguió- que sean juzgados, pero ellos quieren estar para plantar un espejo ante los poderes del Estado y que se convierta en el mayor altavoz de la reivindicación».

Torra apeló también a la unidad del independentismo ante el inicio del juicio, en un momento en que la unidad de acción brilla por su ausencia no solo en las protestas sino entre las fuerzas políticas. Esqurra y JxCat casi no hay día en que no se hagan un reproche en público. El martes fue Oriol Junqueras el que dijo en un diario francés que no huyó tras el 27-O por «responsabilidad». Carles Puigdemont le replicó desde Dublín que durante el juicio lo que hace falta es paciencia y que cuando salga la sentencia, hablará. JxCat volvió hoy a la carga insistiendo en la investidura del expresidente, a la que Esquerra se niega.

«Persistiremos y lo conseguiremos, comenzamos juntos y libres y acabaremos juntos y libres», afirmó el presidente de la Generalitat ajeno a estas disputas en un acto solemne, en el que exigió la absolución de los acusados y que «vuelvan libres». «Ni ellos ni nosotros nos dejaremos intimidar por la injusticia, por la venganza ni por el odio», apuntó. El dirigente nacionalista está convenido de que los tribunales europeos acabarán dando la razón a los líderes independentistas, que, a su entender, no cometieron ningún delito porque se limitaron a cumplir un mandato electoral y democrático.

Intervino asimismo la presidenta de la Asociación por los Derechos Civiles, Meritxell Lluís, esposa de Josep Rull, que también pidió serenidad en las movilizaciones.

Más información