Torra amenaza con la vía unilateral si no hay pacto por el referéndum y hay condena en el juicio del 1-O

Torra. / Foto: Reuters I Vídeo: Atlas

No descarta abrir las prisiones en caso de condena, no prevé elecciones y se abre a acudir al Congreso, aunque quiere saber si va como «invitado o como primer plato»

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, evitó ayer en la conferencia que pronunció en el Teatro Nacional de Cataluña fijar una hoja de ruta concreta para hacer efectiva la república y esquivó la desobediencia. Sin embargo, 24 horas después, en una entrevista en Catalunya Ràdio, ha recuperado el discurso más radical y ha vuelto a amenazar al Gobierno central con emprender la vía unilateral si no hay pacto para celebrar un referéndum sobre la independencia y si las sentencias por los juicios del 1-O son condenatorias.

Torra, que esta mañana se reúne con Carles Puigdemont en Waterloo, donde se ha citado el grupo parlamentario de JxCat, ha señalado que la «única posibilidad de canjear la declaración política de independencia (del 27-O) es un referéndum pactado con el Estado». Si no hay acuerdo con el presidente del Gobierno central, con quien ha dicho que se reunirá «a mediados de octubre», Torra ha amenazado con seguir su camino en la implementación de la república. «Nosotros tenemos un mandato y seguiremos avanzando», ha avisado. En cualquier caso, el «moméntum» que él está esperando para poner en marcha la fase final del ascenso a la cima será cuando se dicten las sentencias del juicio del 1-O. De ahí que ayer reclamara una movilización permanente a la sociedad catalana, una larga marcha por la libertad, para que el independentismo se coordine y «trace planes estratégicos» para poder implementar la república catalana tras la sentencia. «El moméntum es la sentencia, no puedo aceptarla», ha señalado, dando por hecho que habrá condena. Y llegados a ese punto, que podría tener lugar en enero de 2019, no descarta ninguna posibilidad: hacer efectiva la república y elecciones.

Aunque también ha dicho que no «tiene ninguna intención de convocar elecciones porque cree que no es el momento y que no sería lógico que si acabo de decir que vamos empezamos un foro cívico social y constituyente, lo acabáramos repente con unas elecciones». Tampoco ha descartado abrir las prisiones, en caso de condena, para liberar a los presos, teniendo en cuenta que los dirigentes secesionistas están encarcelados en penales de la Generalitat. «Depende de la fuerza» de la movilización, ha señalado, y depende de lo que le pida el Parlamento. «El escenario está abierto», ha avisado. Las sentencias son un momento para mí, soy el presidente de la Generalitat y no puedo aceptar una sentencia que no sea absolutoria», ha añadido.

Sobre la invitación que le hizo ayer la presidenta de la Cámara ha acudir al Congreso, Torra ha afirmado que estaría encantado de ir. «Pero quiero saber si voy como invitado o como primer plato», ha señalado. El presidente de la Generalitat ha precisado que no aceptará ninguna «humillación».

Exclusión de la mayoría de los catalanes

La líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, el del PSC, Miquel Iceta, y el del PPC, Xavier García Albiol, han reprochado a Torra que en su conferencia de ayer «excluyese» a la mayoría de los catalanes al dirigirse solo a los votantes independentistas. «Lo más grave es un president que habla del pueblo de Cataluña, cuando quiere excluir a más de la mitad de los catalanes», ha dicho Arrimadas en declaraciones a RAC1. Arrimadas ha considerado además que Torra, con su discurso y con el hecho de pronunciarlo en el Teatro Nacional de Cataluña (TNC) y no en el Parlament, demuestra su «menosprecio» a las instituciones catalanas y al conjunto de catalanes.

La también portavoz nacional de Ciudadanos ha recalcado que el president llamó a la «desobediencia» y a «calentar la calle», y que reiteró su voluntad de «alargar el procés». Ha rechazado la propuesta de un nuevo Estatut y, en este sentido, ha advertido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que la situación de Cataluña «no es un problema de competencias». A este respecto, Iceta cree que Torra llamó a «la movilización», pensada sobre todo de cara a la Diada Nacional del 11 de septiembre, pero no apeló a la desobediencia y no cerró la puerta al diálogo con el Gobierno.

Además, Iceta ha opinado que el presidente de la Generalitat «sigue cometiendo el error de no dirigirse al conjunto de los catalanes, y sí solamente a los que dieron apoyo» a los partidos independentistas en las elecciones catalanas, como a su juicio también hizo ayer en su conferencia. En la misma línea, Albiol ha afeado a Torra que su discurso no estuviese dirigido a «todos los catalanes», y ha tachado la actitud del president de «irresponsable» al pretender alargar un proceso soberanista que «no puede durar más tiempo». En declaraciones a RAC1, ha rechazado de nuevo la vía de un nuevo Estatut para Cataluña, y ha pedido al jefe del Ejecutivo que plantee «propuestas sensatas».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos