El Supremo rechaza investigar las acusaciones de Corinna contra el Rey emérito

El Supremo rechaza investigar las acusaciones de Corinna contra el Rey emérito

La amiga íntima de Juan Carlos I, en una conversación con Villarejo, acusó al anterior jefe del Estado de usarla como testaferro

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Tribunal Supremo no investigara si, tal y como aseguraba Corinna Zu Sayn Wittgenstein, Juan Carlos I oculta una fortuna en el extranjero y que usó a su amiga íntima como testaferro para opacar ese patrimonio. La Sala Segunda del Alto Tribunal ha archivado la querella del PCE, Izquierda Unida y el foro de Abogados y Abogadas de Izquierdas contra el Rey Emérito, Corinna Zu Sayn Wittgenstein, el director del CNI Félix Sanz, el ex comisario José Villarejo, entre otros, por trece delitos, entre ellos cohecho, fraude, tráfico de influencias y constitución de grupo criminal. Aquella denuncia se presentó a raíz de la publicación de unas grabaciones de unas conversaciones que mantuvieron en Londres Corinna y Villarejo con la intermediación de Juan Villalonga.

En aquellas grabaciones realizadas por el excomisario Villarejo a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ésta daba a entender que Juan Carlos I tenía cuentas en Suiza, que la usó como testaferro en un terreno en Marruecos y que cobró comisiones por la adjudicación del AVE a La Meca, en Arabia Saudí.

En línea con el fiscal que solicitó el archivo, la Sala rechaza la querella al entender que los hechos que son objeto de la misma ya fueron investigados y archivados por el Juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, el pasado 7 de septiembre al no encontrar indicios suficientes para continuar el procedimiento y sin que ese archivo fuera recurrido.

El tribunal explica que, en aras del principio de seguridad jurídica, no se puede admitir, tras el sobreseimiento provisional de la causa en el tribunal de la calle Génova, una nueva querella por los mismos hechos proveniente de una acción popular, que pretende «la incoación de otro proceso penal ante un órgano jurisdiccional distinto, en el que se pueda obtener un resultado más acorde con las propias pretensiones u opiniones».

El auto recuerda que en el procedimiento archivado por la Audiencia Nacional no se elevó ante la Sala Segunda del Supremo ninguna exposición razonada en la que se pusiera de manifiesto la existencia de indicios de criminalidad contra algún aforado y, particularmente , contra don Juan Carlos.