Las listas municipales de Madrid desencadenan una nueva crisis en Podemos

Rita Maestre. /Archivo
Rita Maestre. / Archivo

La formación suspende de militancia a la portavoz en el ayuntamiento, Rita Maestre, y a otros cinco concejales por no participar en las primarias

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La integración de Podemos en la lista de Manuela Carmena para el Ayuntamiento de Madrid saltó ayer por los aires después de que sus seis concejales renunciasen a concurrir al proceso de primarias de la formación morada. Los ediles, entre ellos la portavoz municipal Rita Maestre, decidieron renunciar a formar parte de la lista que encabezará el general Julio Rodríguez al considerar que la mayoría de ellos ocupaban puestos demasiado bajos en la lista, lo que les impediría salir elegidos en los comicios del 26 de mayo.

La decisión cayó como un jarro de agua fría en la dirección nacional de Podemos, que presiona a Carmena para que su número dos, y sustituto en caso de que la actual alcaldesa se retire antes del final de la próxima legislatura, sea el exjefe del Estado Mayor. Pero la regidora ha puesto como condición para repetir ir acompañada de su equipo de confianza, entre los que se encuentran precisamente los seis ediles de Podemos.

Pablo Echenique prácticamente colocó ayer a los concejales díscolos fuera del partido. «Lo que está claro, no solo porque forma parte de nuestro reglamento sino de nuestro ADN democrático, es que los representantes de Podemos en el ayuntamiento tienen que ser elegido por los inscritos en unas primarias de Podemos», señaló el secretario de Organización. Los seis concejales se presentarán ahora a las primarias de la plataforma que prepara la alcaldesa madrileña para su reelección.

De las palabras se pasó a los hecho a última hora de la tarde, cuando la Ejecutiva madrileña aprobó abrir un expediente disciplinario a Maestre y sus compañeros, a quienes además se suspendió cautelarmente de militancia. Ahora el partido examinará si los rebeldes han podido vulnerar el código ético interno.

Carmena dejó clara desde Berlín la cercanía con su equipo de gobierno. «La verdad es que esa es una decisión muy especial de estos concejales, que además son estupendos, son unos concejales buenísimos a los que yo valoro muchísimo», dijo. «Creo –añadió– que forman parte de la continuación del proyecto». También se refirió a la plataforma que encabezará, que, explicó, estará formada por personas que «están en sus profesiones y que están dispuestas en un momento determinado a estar cuatro o cinco años en política haciendo una labor solidaria». La frase deja poco margen para incluir en la candidatura todos los nombres a los que aspiran Podemos e Izquierda Unida.

La Alcaldía de Madrid se ha convertido en un quebradero de cabeza para Pablo Iglesias. Será una de las pocas ciudades donde Podemos concurrirá bajo otras siglas, una decisión que se debe al tirón electoral de Carmena. Pero aún así, la dirección podemista quiere asegurarse el control del grupo municipal, a lo que Carmena se opone, más aún después de una legislatura en la que ha tenido peleas día si y día también con los sectores más a la izquierda de Ahora Madrid.

Pese a los repetidos intentos de Iglesias de acercar a la alcaldesa hacia su proyecto, ella siempre se ha declarado independiente y exige que su futura plataforma electoral también lo sea.

Más información

 

Fotos