La prisión permitió salir a Rull porque su hijo sufría «riesgo vital»

La prisión permitió salir a Rull porque su hijo sufría «riesgo vital»

El Supremo no instará a la Fiscalía a actuar contra el centro de Lledoners por autorizar al exconsejero catalán a visitar a su vástago al hospital

MATEO BALÍNMadrid

La directora de la prisión de Lledoners (Barcelona), en la que se encuentra el exconsejero de la Generalitat Josep Rull, acusado por el delito de rebelión, ha explicado al tribunal que juzgará el 'procés' su decisión de dejarle salir del centro penitenciario el pasado 5 de enero para visitar a su hijo al hospital sin autorización judicial.

Tras consultar los informes pertinentes, los magistrados de la Sala Segunda (de lo Penal) del Supremo no han dado traslado al fiscal de este asunto, por lo que se entiende que no instarán a ninguna acción penal contra los responsables de la cárcel.

La Sala explica en una providencia que, ante «la gravedad del accidente padecido por el hijo del procesado», las comunicaciones enviadas por la directora de dicha prisión, Paula Montero, y la documentación complementaria «son suficientes», por lo que tan solo ordena que el asunto se incorpore a la causa.

La directora de Lledoners concedió a Rull un permiso extraordinario para acudir al hospital San Juan de Dios de Manresa (Barcelona), donde se encontraba ingresado su hijo tras haber sufrido un fuerte golpe en la cabeza, con pérdida de conciencia, al caerse al suelo durante un vis a vis familiar con su padre en la mañana del 5 de enero.

«Elevado nivel de ansiedad»

Montero ha justificado por qué permitió a Rull salir sin autorización expresa del Tribunal Supremo ni tampoco del juez de guardia de Manresa. En dicho documento argumenta que la doctora que reconoció al niño tras sufrir una fuerte caída constató «riesgo vital» en el menor.

La médico solicitó una ambulancia para realizar una salida vital, lo cual equivaldría a una situación «muy grave y se ha de gestionar de manera muy urgente», explica la directora de la prisión de Lledoners. Añade Montero que tras trasladar al menor junto a su madre, se pasó a valorar la situación de Rull, que se encontraba en un elevado nivel de ansiedad».

Rull recibió el permiso extraordinario de urgencia a las cinco de la tarde, salió apenas veinte minutos más tarde y regresó dos horas después. La directora del centro reconoce que el competente para esta autorización es el Supremo, pero debido a que era sábado se consultó con la Dirección General de Servicios Penitenciarios, que puede autorizar por ley salidas extraordinarias en caso de «urgencia».

 

Fotos