Una tímida protesta frente al Supremo exige reformar la ley hipotecaria

Una tímida protesta frente al Supremo exige reformar la ley hipotecaria
AFP

Pablo Iglesias yAlberto Garzón encabezan la manifestación en la que pidieron que se devuelva el dinero del impuesto a todos los afectados

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Que desde este sábado son los bancos y no los clientes quienes tienen que pagar el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD) a las hipotecas no es suficiente para los centenares de personas que se manifestaron a las puertas del Tribunal Supremo en una manifestación que, no obstante, no logró concitar un amplio respaldo, pese a la indignación que levantó la sentencia. Esto parece indicar que la ciudadanía en general se da por satisfecha con el decreto del Gobierno, aunque también habrá influido en la poca afluencia el puente que vació en parte Madrid.

Los participantes, convocados por Unidos Podemos y respaldados por diversas organizaciones sociales y sindicatos, exigían más: que se devuelva ese dinero a aquellos que lo pagaron y que se les exima de otros gastos derivados por la compra de una vivienda. Al grito de «Ni acato ni respeto la sentencia del Supremo», «Un hipotecado es un esclavizado» o «Vivimos un escándalo supremo», los manifestantes criticaron el cambio de criterio del alto tribunal, que el pasado 18 de octubre dictó una sentencia que establecía que el pago de este gravamen creado en 1993 recaía en el banco y dejaba a su vez la puerta abierta para poder cobrarlo con efecto retroactivo, puerta que cerró el mismo tribunal el pasado martes al rectificar dicho fallo.

«Vengo a reclamar lo que es mío, lo que los bancos me quitaron cuando firmé mi hipoteca», denunciaba uno de los congregados. «Las personas que ya se han visto estafadas por los bancos a lo largo de todos estos años necesitan recuperar su dinero», repetía otro, al tiempo que puntualizaba que le parecía «necesario salir a la calle para protestar contra lo que considero sospechoso». «Si gobiernan los bancos no hay democracia», coreaban a las puertas de la sede del tribunal, donde blandían multitud de pancartas en las que se leía 'Justicia', 'Suprema cagada', 'Dictadura de bancos, no' o 'Si gana la banca, pierde la ciudadanía'.

La manifestación la encabezaron el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias; el coordinador de IU, Alberto Garzón; el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, entre otros diputados de Unidos Podemos, que tomó la decisión de manifestarse apenas unas horas después de la rectificación del Supremo y que la mantuvo pese al decreto aprobado por el Gobierno el pasado jueves por el que a partir de este sábado el pago de este gravamen lo asumen las entidades financieras.

Así, Iglesias acusó al alto tribunal de ceder a la presión de los bancos al cambiar de criterio y recordó que Unidos Podemos fue la única formación que defendió meses atrás modificar la ley para que este impuesto lo pagaran los bancos, a través de una enmienda que presentó en febrero en el Congreso y que PP y Ciudadanos rechazaron mientras que el PSOE se abstuvo. Por eso, adjudicó a su partido la decisión posterior tomada por el Gobierno de sacar adelante ese real decreto, ya que además lo hizo después de que anunciaran movilizaciones para este sábado. Para ellos lanzó este mensaje: «Defender España no es poner banderas muy grandes en los balcones, defender España es defender a las familias españolas».

Al tiempo, Iglesias pidió al Ejecutivo reformar la ley para obligar a los bancos a devolver a las familias españolas todo lo pagado en concepto de AJD. «Esta movilización tiene que servir para que el Gobierno y el resto de fuerzas políticas recapaciten y entiendan que hay que hacer una ley que vaya en la línea de lo que dijo la sala competente del Tribunal Supremo: que a los españoles les deben dinero y tienen derecho a cobrarlo», explicó el líder de Podemos.

Por su parte, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, lamentó que «los bancos ya nos roban a diario como para que encima lo hagan con ayuda de las instituciones», algo que –a su juicio– «deslegitima la democracia de este país».

Pero aunque la movilización la monopolizó Unidos Podemos –único partido que estuvo presente–, fue respaldada además por representantes de los sindicatos UGT y CC OO, organizaciones sociales como Plataformas de Afectados por las Hipotecas, STOP Desahucios, la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones Públicas o asociaciones de consumidores como Facua. Además, en varias capitales de provincias españolas se replicaron estas protestas, en general con poca afluencia, salvo la de Sevilla, que congregó a casi un millar de personas.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos