Pedro Sánchez visita la tumba de Antonio Machado en el 80 aniversario de la muerte del escritor

Homenaje en Francia con Pedro Sánchez. /Gobierno de España
Homenaje en Francia con Pedro Sánchez. / Gobierno de España

Se ha guardado un minuto de silencio y se ha descubierto una placa conmemorativa

EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado este domingo la tumba del poeta Antonio Machado en el cementerio de Collioure, dos días después de cumplirse los 80 años de su muerte en el exilio. Ha encabezado un ofrenda floral (una corona con los colores de la bandera española y la leyenda 'El Gobierno de España rinde tributo a Antonio Machado'), se ha guardado un minuto de silencio y se ha descubierto una placa conmemorativa.

Junto a Sánchez han estado el alcalde de Collioure, Jacques Manya; las ministras de Educación y de Justicia, Isabel Celaá y Dolores Delgado, y Manuel Álvarez Machado, sobrino del poeta.

Por la mañana, Sánchez ha hecho un homenaje similar ante la tumba del último presidente de la II República, Manuel Azaña, que murió y fue enterrado en Montauban en 1940; y este viaje a Francia acabará poco después en Argelès-sur-Mer, con una visita al Cementerio de los Españoles y al lugar donde estuvo el campo de refugiados españoles. Entre las personas que se han sumado a los actos de este domingo están María José Navarro Azaña, sobrina de Azaña; Santiago de Rivas, sobrino nieto de Azaña; Carmen Díaz Berzosa, presidenta de la Amical de Mathausen; Pilar Nova, presidenta de la Asociación de Descendientes de Exilio Español; y Nicolás Sánchez Albornoz, historiador e hijo del ministro de la República Claudio Sánchez Albornoz.

También están Luis García Montero, poeta y director del Instituto Cervantes -Nicolás Sánchez Albornoz fue precisamente el primer director de la entidad-; Almudena Grandes, escritora; Ian Gibson, hispanista -acaba de publicar un ensayo sobre Machado-; y los cantautores Rosa León y Paco Ibáñez.

Unos 30 independentistas protestan ante Sánchez

EP.-Unos 30 independentistas han protestado este domingo a unos cinco metros de donde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pronunciado un discurso en la playa de Argelès-sur-Mer donde estuvo un campo de refugiados españoles al acabar la Guerra Civil.

Sánchez ha retrasado unos minutos el inicio del discurso, ante consignas como 'Fuera' y 'No tenéis vergüenza', en favor de la independencia de Cataluña y en contra de que haya dirigentes independentistas presos.

Poco después ha optado por empezar el discurso y, en unos minutos, la policía francesa ha alejado a los concentrados, que han seguido tocando silbatos y coreando 'Libertad presos políticos', 'Fascistas' y 'Vergüenza España', mientras el presidente ha dirigido sus palabras al resto de asistentes --algunos, con banderas de la II República--.