«Haberlo hecho conmigo, él era bueno», dice el tío del asesino de Pioz

Patrick Nogueira, el acusado por el crimen de Pioz, durante la segunda jornada del juicio./Ep
Patrick Nogueira, el acusado por el crimen de Pioz, durante la segunda jornada del juicio. / Ep

El propietario de la casa donde se cometió el asesinato reclama una indemnización de 30.000 euros para hacer frente a los gastos de limpieza

COLPISAGuadalajara

Al día siguiente de la declaración de Patrick Nogueira, asesino confeso del crimen de Pioz, aún con el corazón encogido, Walfran Campos, su tío, hermano de Marcos, asesinado y descuartizado junto a su mujer Janaina y sus hijos de 1 y 4 años, tomó la palabra. «¿Cómo le has hecho eso a él -por Marcos-? Haberlo hecho conmigo, él era bueno», dijo Walfran entre lágrimas. Patrick, cabizbajo, se mantuvo así, sin levantar la mirada, durante la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Guadalajara. Un juicio en el que se enfrenta a la prisión permanente revisable.

Walfran habló de Patrick en pasado para referirse a la buena relación que mantenían con él. Era, dijo, «como un hermano, como un hijo». De ahí que cuando se produjo el terrible hallazgo, conoció el cruel asesinato en el chalet de Pioz, Walfran viajó desde Brasil a España para limpiar el buen nombre de la familia, para negar y desmentir que la mafia pudiera estar detrás de las muertes y, menos aún, que su sobrino Patrick, de quien dijo que «antes era un joven excepcional» pudiera ser capaz de tal cosa en verano de 2016.

Sí relató que Patrick había recibido tratamiento psicológico y psiquiátrico en 2013, después de agredir a un profesor. «Creo que tomaba pastillas, pero mi hermana -madre del acusado- me dijo que no tenía ya nada, que le habían dado el alta y que estaba bien». También declaró que Marcos en algúna ocasión le había llegado a decir que «Patrick no era el mismo que en Brasil, que no lo respetaba ni obedecía, y que si salía por la noche no regresaba hasta la mañana siguiente».

Celos del tío hacia el sobrino

En la segunda sesión del juicio también declaró un compañero de Marcos, quien habló de que la víctima llegó a tener celos de su sobrino. Fue, según cree este compañero de trabajo, el desencadenante de que la familia dejara Torrejón de Ardoz y se trasladara al chalet de Pioz, escenario del cruel asesinato. «Él -Marcos- desconfiaba de Patrick. Por eso quisieron quitarse de en medio -cambiarse de casa-, porque Marcos había leído un mensaje que Janaina le envió a una amiga en la que decía que Patrick tenía un cuerpo agradable».

También se sometió a las preguntas de las partes el propietario de la casa de Pioz donde se cometió el asesinato y permanecieron casi un mes los cuerpos. Ejerce como acusación particular y reclama una indemnización de 30.000 euros para hacer frente a los gastos de limpieza, porque, según recordó, «cuando llegué allí había 700 millones de moscas y mucha sangre».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos