Los mineros aguardan su turno

«Lo mismo se tarda 24 horas; si está duro para la máquina, imagínate para el brazo», dicen los especialistas que tendrán que afrontar la acción clave del rescate

Efectivos mineros en el lugar del rescate./Efe
Efectivos mineros en el lugar del rescate. / Efe
A. FRÍAS / J. CANO / F. TORRESLeón

Frente al hotel donde se alojan, ondea en un balcón la bandera del Principado de Asturias. Al otro lado de la calle, en la recepción, aguardan concentrados, como un equipo de rugby a punto de salir al campo, los ocho integrantes de la Brigada de Salvamento Minero que hoy intentarán rescatar al pequeño Julen, atrapado en un pozo desde el 13 de enero en la sierra de Totalán.

     

Dicen en el operativo que están impacientes, con un punto de nerviosismo -aunque poco se les nota- ante un rescate que, pese a que entra dentro de su rutina, se va a desarrollar en unas circunstancias y en un entorno completamente desconocido: un pozo a más de 70 metros de profundidad, donde tendrán que excavar una galería en mina (horizontal) para conectarlo al del menor y así llegar hasta él.

     

Los tiempos

El carácter de los mineros ha calado entre los integrantes del operativo. Son gente llana, espartana, que utiliza las palabras necesarias, ni una más ni una menos, pero que habla claro. Todos siguen a su líder, el ingeniero de minas Sergio Tuñón, pero el concepto de equipo impera por encima de todo, porque en la brigada, aunque las directrices las dé uno, se la juegan todos. Así que cada decisión se toma de forma consensuada.

     

No quieren hacer declaraciones y despachan, siempre de forma respetuosa, a cualquier periodista que se le acerque. Uno de los mineros, más por educación que por otra cosa, intercambia un par de frases con este periódico, que le pregunta, como tantas veces estos días, por los plazos: «Lo mismo se tarda 24 horas, no se sabe; si está duro para la máquina, imagínate para el brazo». Es la única respuesta, el resto son monosílabos, con los que zanja la breve conversación.