En Marea se rompen en el Parlamento gallego

Luis Villares, candidato de la alianza izquierdista en las pasadas elecciones autonómicas./
Luis Villares, candidato de la alianza izquierdista en las pasadas elecciones autonómicas.

Cuatro diputados regionales se pasan al grupo míxto por las interferencias de Podemos en su labor

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La ruptura de En Marea fue este viernes un paso más allá al confirmarse la marcha al grupo mixto de cuatro de sus diputados en el Parlamento gallego. La razón, alegaron los rebeldes, está en las continuas injerencias de Podemos en su labor en la Cámara autonómica.

Uno de los que abandona el barco hasta ahora pilotado por la formación morada es el juez Luis Villares, candidato de la alianza izquierdista en las últimas elecciones autonómicas. Según justificó, el grupo parlamentario, del que hasta ahora era portavoz, «ya no representa a En Marea, sino a Podemos y a los que deciden seguir sus dictados». Entre estos últimos, Villares sitúa a la formación nacionalista Anova y a Esquerda Unida, marca de IU en Galicia.

La primera consecuencia de la ruptura es que En Marea dejará de liderar la oposición al popular Alberto Núñez-Feijoó, tarea que ahora desempeñarán los socialistas gallegos al convertirse en el segundo grupo más numeroso en el Parlamento de esta comunidad. Y podría haber sido aun peor porque la alianza forjada en torno a Podemos podría haber perdido la opción de designar un senador territorial, algo que, tras un debate celebrado este viernes, la Mesa de la Cámara les permitirá hacer finalmente.

Precisamente, el nombre de este representante podría haber sido la gota que colmó el vaso en la batalla entre las corrientes de la coalición. Esta nueva crisis de En Marea viene precedida por una aún más grave a nivel municipal. Desde las elecciones de 2015 las diferencias se han multiplicado dentro de la alianza izquierdista. Lo han hecho hasta tal punto de hacerle perder los Ayuntamientos de A Coruña, Santiago de Compostela y Ferrol. Los tres han pasado a manos socialistas tras las elecciones del 26 de mayo.

En Marea afrontará en los próximos meses un proceso de renovación para afrontar con garantías las autonómicas de 2020.