Los separatistas insisten en la autodeterminación para retomar el diálogo

Quim Torra. / Archivo

El independentismo insta a Sánchez a mover ficha y a reanudar la negociación si quiere tramitar los Presupuestos

CRISTIAN REINOBarcelona

El independentismo reconoce que la noticia filtrada de que Pedro Sánchez se plantea convocar elecciones para el 14 de abril busca presionarles de cara a la votación del miércoles sobre las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos. Sin embrago, tanto Esquerra como el PDeCAT han afirmado que no notan esa presión y siguen sin cambiar su posición inicial de mantener las enmiendas a la totalidad y votar en contra de la tramitación de las Cuentas.

«Un avance electoral puede que sea para presionar al independentismo para que dé su apoyo a los Presupuestos», ha reconocido la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta. Eso sí, ha advertido al presidente del Gobierno de que la única manera de hacer cambiar el signo de los soberanistas en relación a las Cuentas es autorizando un diálogo sobre la autodeterminación. «Nunca nos han dado miedo las urnas», según Vilalta. «Que quede claro, un no a los Presupuestos no tiene por que implicar una convocatoria de elecciones. El único responsable de convocarlas es el presidente del Gobierno», ha rematado.

El PDeCAT también ha tratado de despejar la presión. «Si opta por convocar elecciones, no le podemos decir nada. No nos sentimos presionados», según ha afirmado el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, tras la reunión semanal de la ejecutiva. A su juicio, la mejor solución sería un gobierno de Sánchez de la mano de Podemos y los independentistas que pudiera llegar hasta el final de la legislatura, en 2020.

Los nacionalistas insisten en que el diálogo de aquí al miércoles aún es posible entre el Gobierno central y el catalán. «No nos levantaremos de la mesa», ha asegurado. «Estamos atentos para ver si el PSOE cambia de opinión», ha añadido. «Si el PSOE quiere tramitar los presupuestos, deberá cambiar sus propuestas«, ha instado.

La propuesta debería pasar por una oferta por escrito que incluya una mesa de partidos, donde se pueda hablar de todo, también del derecho de autodeterminación, y que se concrete la figura del relator, así como un calendario de reuniones. «Nos sentimos presionados para cumplir aquello a lo que nos comprometimos con la ciudadanía: que un día la gente pueda votar en un referéndum», ha señalado el dirigente nacionalista.

«Era una discusión madura»

JxCat había dejado esta mañana en una situación muy incómoda al PSOE tras desvelar que las conversaciones entre el Gobierno central y el catalán habían entrado en una fase «madura», hasta el punto que los socialistas «aceptaron» poder hablar sobre el derecho de autodeterminación y sobre la figura del relator.

Estas eran dos de las condiciones que ponía la parte secesionista para permitir la tramitación de los Presupuestos, pero el Gobierno decidió el viernes pasado romper las negociaciones y el diálogo saltó por los aires. En cualquier caso, poco después, Pujol ha matizado sus palabras y no ha precisado si los socialistas habían aceptado o no incluir en el derecho de autodeterminación en los documentos del diálogo.

«Era una discusión madura y por tanto y se estaba donde no habíamos estado, en la posibilidad de hablar. De hablar de manera efectiva», ha señalado. «Si no fuera tan trascendente lo que se estaba hablando, a Sánchez no le habrían organizado la manifestación de ayer», ha apuntado.

Más información

 

Fotos