Junqueras, Sànchez, Cuixart y Romeva ya están internos en una prisión catalana

La llegada del autobús con los presos. / Alejandro García (Efe) I Atlas

Torra y Torrent reclaman la libertad de los presos y el archivo de sus causas penales

CRISTIAN REINOBarcelona

El exvicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras; el diputado de JxCat, Jordi Sànchez; el exconsejero de Exteriores, Raül Romeva; y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ya están en una cárcel catalana. Son los cuatro primeros dirigentes secesionistas que han sido trasladados a prisiones catalanas procedentes de penales de Madrid, tras la decisión del Gobierno central de acercar a los presos secesionistas a cárceles catalanas, días antes de la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra en la Moncloa.

Junqueras, Sànchez, Cuixart y Romeva han llegado sobre las 13.30 horas a la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), a unos 70 kilómetros de Barcelona. Bajo la supervisión de la Generalitat, que tiene plenas competencias en materia penitenciaria, allí serán internados en el módulo 2, en celdas individuales. A su llegada, un centenar de manifestantes les esperaban con lazos amarillos y banderas independentistas y gritos a favor de la libertad de los presos.

Sobre las 12.20, el furgón de la Guardia Civil en el que han sido transportados ha llegado previamente a la cárcel de Brians 2 (Barcelona), donde se ha realizado el cambio de custodia de la Guardia Civil a los Mossos. Esta mañana han partido del centro penitenciario de Zuera (Zaragoza), donde han pasado la noche, después de salir ayer de Madrid. Mientras, Dolors Bassa y Carme Forcadell está previsto que lleguen a la prisión Puig de les Basses, en Figueres (Girona) a primera hora de la tarde. Previsiblemente, Turull, Rull y Forn seguirán el mismo proceso que el resto de reclusos hombres hasta llegar a su destino, la cárcel de Lledoners en los próximos días.

Casi a la misma hora que los exconsejeros llegaban a la prisión catalana, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, han comparecido de manera solemne frente a la Cámara catalana para reclamar la libertad de los dirigentes secesionistas que están presos y el archivos de sus causas penales. «El acercamiento de presos no es ninguna concesión, no es ningún gesto político, ni forma parte de ninguna negociación», ha afirmado Torra, días antes de viajar a Madrid, donde se reunirá con Pedro Sánchez en la Moncloa el lunes que viene. «No desfalleceremos», ha dicho, hasta acabar con la «aberración» que a su juicio supone que «personas inocentes» estén en prisión. Con el acercamiento de los presos a cárceles catalanas, ha dicho, no se acaba la «injusticia» y «vergüenza» democrática, pero sí acaba un «trato discriminatorio», según ha dicho, que no debería haber existido. «Hoy están más cerca», ha asegurado, pero «no están en la calle, en sus casas y libres sin causas pendientes», ha denunciado.

Roger Torrent, por su parte, ha destacado que hoy es el día del acercamiento, pero no el «de la vuelta a casa». «La justicia no es completa, no nos conformamos», ha afirmado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos