Torra acusa a Tajani de convertir la Eurocámara en «una marioneta de Borrell»

Puigdemont y Torra durante su comparecencia en Bruselas. /EP
Puigdemont y Torra durante su comparecencia en Bruselas. / EP

Celebra en un hotel junto a Puigdemont la conferencia que se prohibió en el Parlamento europeo

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal. Bruselas

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su predecesor, Carles Puigdemont, que se encuentra huído en Bélgica desde hace más de un año, ofrecieron este lunes en uno de los salones del lujoso hotel Steigenberger, en el corazón de Bruselas, la conferencia sobre el conflicto catalán que hasta el viernes estuvo programada en la sede de la Eurocámara y que su presidente, Antonio Tajani, prohibió aduciendo motivos de seguridad.

Con las banderas de Cataluña y la Unión Europea de fondo, han comparecido ante una audiencia de 250 personas, con una nutrida presencia de periodistas. El eurodiputado del partido nacionalista flamenco N-VA, Ralf Packet -promotor de esta conferencia junto con el también eurodiputado de Alde Ivo Vajglcon, exministro de Exteriores de Eslovenia- agradeció con ironía a Tajani «la promoción» de este encuentro, antes de tildar su decisión de prohibirlo en la Eurocámara como «inaceptable, tratándose de un acto pacífico».

El conflicto no es catalán, «sino europeo»; el juicio que se sigue en el Supremo contra los líderes del Procés encarcelados es «político», la crítica al silencio que mantienen las instituciones europeas (Comisión Europea y Eurocámara) y la apertura a una solución dialogada, «pese a todo», con el Gobierno español que desemboque en un referéndum de autodeterminación de Cataluña, fueron algunas de las ideas (ya conocidas) de los discursos de ambos líderes políticos. Discursos que cargaron especialmente contra Antonio Tajani.

«Marioneta de Borrell»

Torra sostuvo que el italiano «ha convertido el parlamento en una marioneta de los partidos españoles de extrema derecha y del señor (Josep) Borrell», el ministro de Exteriores, ha añadido que «siempre está en contra del diálogo con Cataluña». Le acusó, en definitiva, de «boicotear y discriminar» a Cataluña. «Tajani, en lugar de defender los derechos de todos los europeos, ha violado la libertad de la asamblea (citando el Artículo 11 de la Carta de Derechos Humanos) porque el parlamento es la casa común de todos, punto de encuentro y de discusión».

Siguiendo el hilo argumental ya conocido, el president reclamó «apoyo porque tenemos la urgencia de actuar ya y de responder a la represión (del Gobierno español) con democracia. Si el precio de defender nuestra libertad y derechos, así como la autodeterminación es mi libertad personal pagare ese precio», ha remarcado. Y remarcó que «ha llegado el momento de completar el proceso hacia la independencia», después de hacer hincapié en que los catalanes ya no pueden confiar en un Estado que está juzgando a los líderes que promovieron el referéndum del 1-O «un acto de democracia» y que obligó a otros a exiliarse.

Lecciones de geopolítica del expresident

Carles Puigdemont tomó el relevo. Condujo sus palabras por el terreno de la internacionalización del conflicto que viene marcando su estrategia desde que huyó a Bélgica. «Eslovenia, Croacia… son Estados que ahora son independientes. Cataluña tiene la misma economía que Portugal o Finlanda y exporta tanto como Dinamarca». Un puñado de notas de geopolítica para ilustrar la Europa que ha visto nacer nuevos Estados en los últimos años y en la que, a su juicio, tendría encaje la república catalana.

«Queremos votar», ha subrayado el expresident recordando una vez más el ejemplo de los referéndums celebrados en Escocia y Quebec (Canada). Y considera que la presión de la opinión pública internacional «va a ser clave» en las próximas semanas para llegar a ese horizonte. «La autodeterminación debe ser un elemento más de Europa», ha subrayado al tiempo que incidió en el diálogo. «Acordemos un referendum, la pregunta, la fecha, los requerimientos de participación sentados en una mesa. Nuestra oferta para hablar es permanente».

Antes de participar en este acto, el president Quim Torra mantuvo varias reuniones en la capital comunitaria. Además de entrevistarse con la exconsejera, también huída a Bélgica, Meritxell Serret, fue también recibido por el presidente del Gobierno de Flandes, Geert Bourgeois, y por el presidente del Parlamento de esta región belga, Jan Peumans, cuyo posicionamiento sobre Cataluña ha sido motivo o de fricciones diplomáticas entre los gobiernos de España y Bélgica.

Interior impide a los Mossos escoltar a Torra en Bruselas

CRISTIAN REINO

El Gobierno y la Generalitat protagonizaron este lunes su primer choque desde la ruptura del diálogo tras el veto de los secesionistas a los Presupuestos Generales del Estado y la convocatoria de elecciones por parte de Pedro Sánchez.

Por primera vez en 32 años, el presidente de la Generalitat realizó este lunes un viaje al exterior sin la compañía de un agente de los Mossos d'Esquadra como escolta oficial. El motivo fue que el Ministerio del Interior denegó el permiso pues no veía peligro para su seguridad durante su desplazamiento a la capital comunitaria, donde pronunció una conferencia junto a Carles Puigdemont.

La Consejería de Interior de la Generalitat en cambio apuntó que siempre existe el riesgo de que alguna persona se exceda. Según la Generalitat, el ministerio de Interior les comunicó el pasado jueves, que había cambiado la manera de operar. Y que por tanto a partir de ahora las peticiones para que puedan salir escoltas armados de los Mossos fuera de España se tienen que tramitar a través de la Secretaria de Estado de Seguridad.