Las guerra de comisarios estalla en la Audiencia Nacional por la 'operación Kitchen'

Las guerra de comisarios estalla en la Audiencia Nacional por la 'operación Kitchen'

García Castaño declara que actuó por orden de Pino, exjefe operativo policial en 2013, y llama «canalla y mentiroso» a Villarejo

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La guerra de comisarios del 'caso Villarejo' estalla en la Audiencia Nacional y el foco apunta ya no solo a la antigua cúpula policial, sino a los responsables políticos del Ministerio del Interior en 2013. Un año en el que se orquestó la llamada 'operación Kitchen', el plan secreto sin cobertura judicial para recuperar documentos sensibles de Luis Bárcenas en pleno escándalo de la 'caja B' del PP.

El comisario jubilado Enrique García Castaño, jefe de una unidad de apoyo a los servicios de información que participó en 'Kitchen', ha declarado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que fue el ex director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional, Eugenio Pino, quien le encargó investigar al extesorero del PP. Su cometido, ha asegurado a la salida del juzgado, era hallar los fondos de éste en el extranjero y su red de testaferros.

García Castaño, conocido como 'el Gordo', investigado ya en tres piezas de la 'operación Tándem' ('caso Villarejo'), ha comparecido durante tres horas y ha explicado que 'Kitchen' fue una «investigación oficial de auxilio a la Policía Judicial» -el 'caso Gürtel' lo indagó la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF)- y que no tenía ese nombre en clave operativa.

En suma, el comisario jubilado -defendido por el despacho del exjuez Baltasar Garzón, primer instructor de 'Gürtel'- ha respaldado hoy la legalidad de sus actuaciones y ha alegado que actuó ante la alarma social creada por Bárcenas tras conocerse su fortuna oculta en Suiza.

«Fue una operación oficial de apoyo a la policía judicial que investigaba los papeles de Bárcenas», ha afirmado el excomisario, al matizar que no se trataba de una operación policial en sí sino de «un dispositivo para controlar a los testaferros y los fondos de Bárcenas«. Según él, lo de 'Kitchen' es una invención del excomisario Villarejo, su otrora amigo, al que ha tildado de «mentiroso y canalla». Guerra total.

Fondos reservados

La referencia de García Castaño a la «legalidad» de la operación no es baladí, ya que el Ministerio del Interior reconoció al juzgado la existencia del operativo secreto y el pago a confidentes e informadores con fondos reservados, como ocurrió con el chófer de Bárcenas (recibió presuntamente 48.000 euros en dos años). Los pagos solo los podía autorizar en teoría la Secretaría de Estado de Seguridad, entonces dirigida por Francisco Martínez, hoy diputado del PP en el Congreso.

García Castaño fue detenido en julio en el marco del 'caso Tándem' y puesto en libertad por el anterior juez, Diego De Egea, con la prohibición de salir de España y la obligación de comparecer cada 15 días, en contra del criterio de la Fiscalía que pidió su ingreso en prisión.

Hoy también se ha conocido que el juez ha citado como investigado al jefe de la sección de Informática Judicial del Consejo General del Poder Judicial (GGPJ), Juan Carlos Garcés, ante la sospecha de que pudiera haber dado información protegida a Villarejo. El funcionario está investigado por cohechos y revelación de secretos en la pieza llamada 'Land', sobre la contratación de Villarejo por parte de la empresaria Susana García Cereceda para espiar a su hermana Yolanda, en relación a la millonaria herencia del padre de ambas, Luis García Cereceda, fundador de la lujosa urbanización La Finca, de Pozuelo de Alarcón.

El CGPJ ha tomado hoy la decisión de suspender provisionalmente a Juan Carlos Garcés y ha abierto diligencias informativas sobre su trabajo en el llamado Punto Neutro Judicial del Consejo.

Más información

 

Fotos