La presencia de mujeres en los grandes consejos empresariales será obligatoria

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, este martes en Madrid./Ep
La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, este martes en Madrid. / Ep

El Gobierno prepara una ley de igualdad laboral tras conocer que el número de directivas en España se ha congelado en el 27%

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Temiendo que las recomendaciones, intenciones y buenas palabras no se cumplan, el Gobierno quiere que la presencia de mujeres en los puestos de mayor liderazgo de las empresas no sea un asunto de «debate», sino una exigencia obligatoria. La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, anunció este martes que el Ejecutivo prepara una ley de igualdad laboral que ya ha quedado registrada en el Congreso y que se pretende desarrollar por la vía de urgencia.

Actualmente en España existe una ley que invita, pero no obliga, a la presencia de las mujeres en los grandes consejos empresariales. Sin embargo, la realidad es que el número de mujeres directivas en España se ha congelado este año en el 27%, el mismo dato que en 2017, con lo que se pone freno al lento avance registrado en los últimos siete años. El informe realizado por Grant Thornton sitúa a España en el puesto 23 de los más avanzados en liderazgo femenino y concluye que «en comparación con la evolución europea y global en este tema, España no puede considerarse como un rezagado, pero el clima de estancamiento y lenta evolución es claramente preocupante».

Los datos del estudio son alarmantes. Por ejemplo, destaca la cifra de que en el mundo, el porcentaje de puestos directivos ocupados por mujeres ha pasado del 25% al 24% en el último año. El presidente de Grant Thornton, Alejandro Martínez, aseguró que el avance de la mujer en puestos directivos registrado en los últimos siete años (5 puntos) no está dando «los resultados esperados». Por ello, se planteó «otros escenarios» de solución, como la posibilidad de introducir cambios legales que obliguen a las empresas porque en ocasiones «la norma va por delante de la sociedad».

Periodo de adaptación

En este mismo sentido, la ministra de Igualdad defendió que la presencia de mujeres en puestos de liderazgo sea un asunto obligatorio que vendrá plasmado en la ley de igualdad laboral. En la proposición de ley se establece la obligación legal de las empresas a repartir el poder de decisión con las mujeres, para lo cual se dará un periodo transitorio de adaptación. «España se va a incorporar a los países del mundo que deciden que esto no puede ser un asunto de debate, sino de hechos, de soluciones normales en una sociedad democrática donde la mujeres necesitamos que las respuestas justas sean también respuestas eficientes», explicó Calvo.

Las recomendaciones no venían solo del lado del Gobierno. Instituciones como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en su código de buen gobierno de las sociedades cotizadas recomendaba que el consejo de administración apruebe una política de selección de consejeros que promueva el objetivo de que «en el año 2020 el número de consejeras represente, al menos, el 30% del total de miembros» del consejo de administración.

Brecha salarial

Pero como las buenas palabras parecen no ser suficiente, la ley de igualdad laboral busca afrontar «de manera global» los problemas de discriminación en el trabajo y la «corresponsabilidad» de la vida laboral y personal. Asimismo, la ministra destacó que otro problema a resolver es el de la brecha en el salario porque en España la discriminación en asunto de sueldos está en la parte media de la tabla europea, de entre el 15% y el 27%. De hecho, en estos altos puestos de dirección las diferencias «no se escapan» y son incluso mayores.

Un estudio reciente publicado por Oxfam Intermón se denunciaba que las mujeres europeas cobran un 16% menos que los hombres o, lo que es lo mismo, tendrían que trabajar 59 días más que ellos al año para cobrar lo mismo. Y en España la situación es parecida, con 52 días al año trabajados más para ellas si quieren cobrar lo mismo que los hombres. Más allá, el informe explica que las mujeres representan solo el 20% de la población trabajadora con mayores ingresos, que suele venir de los puestos directivos. Así, de los 609 consejeros delegados de las grandes empresas de toda Europa, solo 36 son mujeres.

Por todo ello, la vicepresidenta destacó la importancia de los liderazgos, porque «ayudan y educan a todas y todos», particularmente a los hombres «que siguen pensando que las cosas pueden continuar así, que las decisiones que hemos de tomar no deben ser normativas y que el tiempo irá haciendo su trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos