El Gobierno garantiza que Franco no será enterrado en la Almudena

La ministra portavoz, Isabel Celaá, en la conferencia de prensa posterior al Consejo de MInistros. / EP

Afirma que pondrá todos los instrumentos legales para evitar que sea inhumado en la catedral como quiere la familia del dictador

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El proceso para sacar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos está siendo bastante más complicado de lo que esperaba el Gobierno de Pedro Sánchez. No tanto por la exhumación del dictador, que tiene cobertura legal con el decreto aprobado en agosto, como por la inhumación, ya que la familia quiere que sea enterrado en la cripta de la catedral de la Almudena. El Ejecutivo socialista garantizó este jueves que no será así. «No permitiremos que siga ocupando un lugar público que se preste al enaltecimiento», aseguró la portavoz Isabel Celaá.

Para cumplir su palabra, el Gobierno está dispuesto a utilizar todos los instrumentos legales a su alcance, independientemente de la modificación de la Ley de Memoria Histórica, en trámite de enmiendas en el Congreso. Aunque Celaá no quiso desvelar cuáles serán los siguientes pasos para no dar pistas ni a la oposición ni a los nietos de Franco. «Ustedes lo conocerán en tiempo y forma», se limitó a decir la también titular de Educación.

Lo que sí confirmó Celaá es que el Consejo de Ministros ha dado ya los últimos pasos del procedimiento administrativo para la inhumación del dictador. La nueva fase, que pilotará el Ministerio de Justicia, incluye el envío al Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, al que pertenece el Valle de los Caídos, del proyecto de exhumación, cuya redacción ha de encargarse a los servicios técnicos de Patrimonio Nacional. También prevé solicitar a la Comunidad de Madrid un informe no vinculante de sanidad mortuoria, que el Ejecutivo regional tendrá hasta un mes para realizar.

Finalizados ambos trámites, el Gobierno abrirá un nuevo periodo de diez días para alegaciones. Así, en cuarenta días, según la ministra, finalizará definitivamente el proceso y Franco podría ser exhumado en enero. «En 2019, por fin, después de 41 años no va a haber ningún mausoleo que homenajee en nuestro país al dictador», aseguró este miércoles Pedro Sánchez.

Tiempos parlamentarios

El Ejecutivo desliga estos plazos del procedimiento legislativo para reformar la Ley de Memoria Histórica, que se ha prorrogado al menos una semana más en la Comisión Constitucional de la Cámara baja por el acuerdo de PP y Ciudadanos. Este lunes, conservadores y liberales decidirán si posponen de nuevo la finalización de ese plazo de enmiendas para la norma que el Gobierno quiere reformar y que evitaría, entre otras cosas, que el dictador pudiese ser enterrado en un lugar con acceso al público.

Aunque Celaá aseguró que el Gobierno «no ha subordinado la exhumación a la inhumación», reconoció que harán todo lo posible «para que sea coherente un movimiento con el otro», mostrándose además convencida de que «una cuestión llegará a ajustarse a la otra».

Según adelantó este miércoles 'El Periódico', un intermediario del Ejecutivo socialista se habría puesto en contacto con los nietos de Franco para que el dictador fuese inhumado junto a su mujer Carmen Polo en el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, a cambio de que haya presencia permanente de guardia civiles «custodiando el cementerio» como garantía de que la tumba no pueda ser profanada. Según el abogado de la familia, ésta se opondrá hasta el final a que los restos del dictador abandonen el Valle de los Caídos y, de hacerlo, sólo aceptará que reposen en la Almudena.

Contenido Patrocinado

Fotos