La Generalitat de Cataluña minimiza el impacto de la fuga de empresas y atribuye la huida a las cargas del 1-O

Angels Chacón./Efe
Angels Chacón. / Efe

El Gobierno catalán rebaja la cifra del éxodo a 3.700 sociedades y elude su responsabilidad

CRISTIAN REINOBarcelona

Un total de 3.700 empresas han traslado sus sedes sociales de Cataluña a ciudades del resto de España tras los hechos de octubre del año pasado, según datos dados a conocer esta mañana por la Generalitat, que rebaja la cifra de 4.200 ofrecida por el Colegio de Registradores. La Generalitat de Cataluña ha querido esta mañana minimizar el impacto económico de la fuga de empresas. Según la consejera de Empresa, Ángels Chacón, las 3.700 sociedades que han hecho las maletas solo son el 0,59% del total de empresas que hay en Cataluña. Incluso, el Ejecutivo catalán habla de 2.500 decisiones empresariales de traslado y 3.700 CIFs (personas jurídicas). Esas empresas, no obstante, suman una facturación de 100.000 millones y son algunas de las más importantes e cuanto a empleo y facturación, como La Caixa, Banco Sabadell o Gas Natural.

El impacto del éxodo sobre el empleo es nulo, según el Gobierno catalán, pues solo ha habido traslado de sedes sociales y no de centros productivos. «El traslado no ha tenido traslación en puestos de trabajo, en términos productivos ni empresariales», según la Consejería de Empresa, que apunta que el PIB creció en Cataluña el 3,4% el año pasado, tres décimas más que en el conjunto de España. Eso sí, ha admitido que a corto o medio plazo pueden producirse traslados en este sentido y ha reconocido que es «obvio» que el éxodo de empresas catalanas ha tenido su impacto. «No se puede decir que no ha tenido impacto», ha señalado la consejera, que ha evitado cuantificar este perjuicio. Según datos de la Generalitat, a pesar de la fuga, actualmente hay en Cataluña un total de 618.366 empresa, un 1,5% más que hace un año. Cataluña es, ha señalado Chacón, la comunidad con mayor número de compañías de España.

A su juicio, las empresas se fueron por los discursos del miedo, los discursos catastrofistas y el decreto del 6 de octubre aprobado por el Gobierno central que facultaba a los consejos de administración de las grandes corporaciones tomar la decisión del traslado sin necesidad de convocar a sus juntas de accionistas. Además, Chacón ha señalado que se ha querido perjudicar los intereses de nuestra economía y ha eludido toda responsabilidad de la Generalitat en el éxodo empresarial. Según la consejera, la imagen de inestabilidad la dio las cargas policiales del 1-O. Esas imágenes sí que trasladan miedo, ha dicho.

 

Fotos