El enterrador de Franco, dispuesto a exhumarlo cuatro décadas después

El enterrador de Franco, dispuesto a exhumarlo cuatro décadas después

Gabino Abánades es en la actualidad alcalde del PP en un pueblo de Guadalajara

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Gabino Abánades Guerrero apenas tenía 30 años cuando el Ayuntamiento de Madrid le encomendó una misión de Estado: enterrar a Francisco Franco en el Valle de los Caídos frente a la sepultura del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. Por entonces dirigía los servicios funerarios en la capital de España y se puso manos a la obra. Desde entonces nunca se le había pasado por la cabeza que los restos de Franco saldrían de la basílica con otro destino. Sin embargo, los planes del Gobierno de Pedro Sánchez apuntan en la dirección contraria y la experiencia de Gabino Abánades podría resultar fundamental.

«No tengo inconveniente en colaborar en la exhumación de sus restos si así me lo pide su familia o bien lo ordena un juez por iniciativa del Gobierno», explica con tranquilidad casi 43 años después de haber dirigido la inhumación de un jefe de Estado que toda España siguió el 23 de noviembre de 1975. «El Ayuntamiento de Madrid me dio instrucciones para que una cuadrilla enterrase a Franco. Cuatro personas lo hicimos y fue fácil», recuerda.

Igual de fácil prevé su exhumación a pesar de que primero hay que levantar la lápida de tonelada y media de peso de piedra blanca extraída en su día de las canteras de Alpedrete (Madrid). «Sólo hay que colocar rodillos y tiros de cuerda por debajo del ataúd y elevarlo. Se tardaría una hora», explica, una tarea para lo que sólo volverían a necesitarse cuatro personas, igual que el 23 de noviembre de 1975. «Supongo que se encontraría el mismo féretro que se enterró», bromea.

Enterrador alcalde

Esta historia personal de Gabino Abánades la conocen sus familiares y amigos y algunos de los 120 vecinos de Sacecorbo, el pueblo de Guadalajara del que es alcalde desde hace siete años. En las últimas elecciones municipales, y ya jubilado, volvió a ganar encabezando las siglas del PP y obtuvo 47 votos frente a 26 el PSOE. «He vuelto al Valle de los Caídos algunas veces con conocidos y amigos pero lo que hicimos allí hace 43 años es algo que no suelo comentar mucho. Fue un acto humano y soy respetuoso», apunta el también alcalde de Sacecorbo, un pequeño pueblo que cumple con la Ley de Memoria Histórico pues en su callejero no hay referencia alguna al franquismo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos