Se amplía al mar la búsqueda del niño desaparecido en la riada de Mallorca

Miembros de la Guardia Civil participan en la búsqueda del menor desaparecido. / EFE

La mochila del menor ha sido encontrada en la parte final del cauce, aunque Emergencias destaca que el hecho no es relevante debido al tiempo transcurrido desde el suceso

EFEPalma de Mallorca

La búsqueda del niño arrastrado el pasado martes por la riada en Sant Llorenç des Cardassar se ha ampliado hoy al mar, en la zona de la desembocadura del torrente de Ses Planes, además de en distintos puntos en unos doce kilómetros del cauce.

La consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, ha detallado que embarcaciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME), la Guardia Civil y Salvamento Marítimo rastrean el área marina frente a S'Illot hasta siete millas mar adentro.

Por otra parte, fuentes de la Dirección General de Emergencias del Gobierno balear, han informado que la mochila del niño ha sido encontrada en la parte final del cauce, aunque que han destacado que este hecho no es relevante debido al tiempo transcurrido desde el suceso.

Fuentes de la Guardia Civil han explicado a Efe cómo se desarrolló el suceso en el que perdió la vida la madre del niño desaparecido, nacido en 2012.

La mujer circulaba bajo la tormenta desde Manacor hacia Capdepera y se desvió para entrar a Sant Llorenç ante la intensidad de las lluvias, al entrar al pueblo le sorprendió una gran avenida de agua procedente de la parte alta del núcleo. Según los investigadores, el agua debió comenzar a inundar y arrastrar el coche, y la mujer, junto con su hija de 8 años y el niño de 6, bajó del vehículo. La fuerza del caudal les arrastró a los tres.

La niña fue rescatada con vida del agua varios cientos de metros más adelante por un alemán que circulaba en bicicleta, el cadáver de la mujer fue hallado en torno a un kilómetro más adelante al día siguiente, y el niño sigue desaparecido y centra ahora toda el dispositivo de búsqueda.

En esta operación, así como en las que se siguen desarrollando en tierra, participan hoy unos 200 efectivos de diferentes organismos, un tercio de los 600 que este sábado siguen desplegados en la comarca del Levante de Mallorca. Cladera, que ha destacado el «gran avance en la limpieza» de Sant Llorenç logrado ayer gracias al trabajo de más de un millar de voluntarios, ha indicado que ha comenzado «la fase de reconstrucción», con la intervención de fontaneros, electricistas, carpinteros, etcétera.

En este sentido, ha hecho un llamamiento a la solidaridad de profesionales de la construcción que puedan contribuir a realizar reparaciones en las casas que han sufrido mayores daños. También ha recordado que el Ayuntamiento de Sant Llorenç ha abierto dos cuentas corrientes para recoger aportaciones económicas en las que se han recaudado hasta hoy 175.000 euros.

Hoy, ha explicado la consellera, 400 voluntarios continúan apoyando los trabajos de limpieza tanto en Sant Llorenç como en otros núcleos afectados como S'Illot, Son Carrió y Canyamel, mientras que 13 trabajadores sociales prosiguen la visita a las viviendas afectadas para iniciar el proceso de evaluación de daños y atender necesidades urgentes.

El Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) tiene a 63 agentes realizando tareas de limpieza en la zona de Canyamel, una de las que más tarde comenzaron a rehabilitarse.

El centro de salud de Sant Llorenç estará abierto todo el fin de semana atendido por dos médicos y dos enfermeros, y todos los colegios de la comarca volverán a abrir el próximo lunes, reforzados con asistencia psicológica para ayudar a niños que pudieran tener secuelas por la catástrofe.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos