La UME cuadriplica sus intervenciones contra los incendios forestales este año

La UME cuadriplica sus intervenciones contra los incendios forestales este año
Efe

Se ha desplegado 28 veces hasta agosto frente a siete en todo 2018; en junio activó por tercera vez a sus cinco batallones de forma simultánea

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

No es casual que Pedro Sánchez recuperara su agenda de trabajo tras las vacaciones con la visita el pasado jueves a la isla de Gran Canaria, donde un grave incendio forestal arrasó 13.000 hectáreas de gran valor medioambiental. El presidente en funciones se trasladó desde Doñana hasta Las Palmas para conocer sobre el terreno el desarrollo de las tareas contra el fuego y agradecer la labor de los 1.300 efectivos que formaron parte del operativo. Un día antes viajó hasta Valleseco el líder del PP Pablo Casado.

Durante su estancia, Sánchez y Casado no dejaron pasar la oportunidad de reunirse con los mandos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), la fuerza conjunta creada en ocubre de 2005 con el objetivo de mejorar la respuesta del Estado en situaciones de desastre. No hace falta reflejar encuestas de opinión para percibir que la popularidad de la UME ha crecido desde que se puso en marcha en 2007. Y el motivo fundamental es su tarea en la lucha contra el fuego, en la que actúa como complemento de los servicios de emergencia de las administraciones autonómicas.

La estrechez presupuestaria de las Comunidades les ha llevado a pedir con mayor asiduidad la presencia de los militares cuando ocurren desastres naturales de todo tipo: incendios, inundaciones, seismos, tormentas invernales o riesgos tecnológicos y medioambientales. El caso es que, solo en lo que va de año, la UME ha intervenido ya en 49 ocasiones, 28 de las cuales han sido a causa del fuego forestal, el último el de Canarias. Esta cifra cuadriplica los despliegues realizados por incendios el pasado año, cuando hubo siete actuaciones. La razón es que fue un verano atípico, más lluvioso y fresco de lo habitual, y sin grandes olas de calor como este curso.

Un portavoz de la unidad de las Fuerzas Armadas explica, no obstante, que las intervenciones globales realizadas hasta ahora están en la media anual, aunque no se puede precedir qué ocurrirá en los próximos cuatro meses. En cualquier caso, 2012 y 2017 concluyeron con 65 y 72 despliegues, respectivamente, la mayoría de los cuales fue por incendios forestales.

Mayores despliegues

En estos años se produjeron dos fenómenos que sirvieron de banco de pruebas para la UME. En los fuegos de Cortes de Pallás y Andilla (Valencia) y Calasparra (Murcia), ocurridos entre el 28 de junio y el 3 de julio de 2012, la unidad militar desplegó de forma simultánea por primera vez a sus cinco batallones de intervención en emergencias. En total, unos 1.500 efectivos.

Estos grupos están acuartelados en Torrejón de Ardoz (Madrid), donde se encuentra además el cuartel general y el regimiento de apoyo, Bétera (Valencia), Zaragoza, San Andrés del Rabanedo (León) y Morón (Sevilla). De este último dependen los dos destacamentos localizados en Canarias (base de Gando, Las Palmas, y acuartelamiento de Los Rodeos, en Tenerife). En total, la UME la forman unos 3.500 cuadros de mando y personal de tropa y marinería de las Fuerzas Armadas.

En octubre de 2017 la ola de incendios que asoló Galicia calcinó más de 49.000 hectáreas, la mitad de masa arbolada. Entre los días 10 y 17 efectivos de los cinco batallones se activaron por segunda vez de manera conjunta en las provincias de Pontevedra, Ourense y Lugo. Unos 2.000 militares en total se desplazaron a 23 municipios para combatir los incendios por tierra y aire.

Finalmente, la tercera intervención simultánea de todos los grupos de la UME, según las estadísticas oficiales de la unidad, tuvo lugar este año. Entre el 26 de junio y el 2 de julio pasado se movilizaron 856 militares de forma conjunta en Tarragona, Ávila, Toledo y Madrid. A este despliegue nacional se sumaron los 19 efectivos destacados en Morón (Sevilla) que se encontraban en la operación internacional de la ONU 'Libre Hidalgo', en Líbano. El mismo día de su regreso la Generalitat catalana solicitó la activación de la unidad militar para combatir el fuego de Vinebre (quemó 6.000 hectáreas). Acudieron 221 efectivos de Bétera (Valencia) y Zaragoza para apoyar al operativo autonómico. El despliegue se mantuvo cuatro días, hasta que el incendio se estabilizó, e incluyó dos hidroaviones, un helicóptero y 12 vehículos autobombas.

Emergencia exterior: México, Chile, Nepal, Ecuador o Portugal

La unidad de emergencias también sale al extranjero. Este año ya ha mandado efectivos a Portugal, Grecia o Líbano, donde se encuentra la misión de pacificación 'Libre Hidalgo' de la ONU. En 2017, además de los graves incendios en el país vecino, estuvo presente en Chile (56 efectivos) y en el terremoto en Ciudad de México (54). Un año antes acudieron 45 militares a Ecuador tras otro terremoto y otros 47 uniformados viajaron a Katmandú (Nepal) por el mismo motivo en 2015. El protocolo que factulta a Defensa a dictar los requisitos para la participación de la UME en el exterior fue aprobado en 2011.