Casado advierte al Gobierno de su rechazo «frontal» a una subida de impuestos

El presidente del PP, Pablo Casado, durante su comparecencia en Roquetas de Mar./Europa Press
El presidente del PP, Pablo Casado, durante su comparecencia en Roquetas de Mar. / Europa Press

Podemos recuerda que su demanda más importante para aprobar el techo de gasto no es la reforma fiscal, sino la revisión al alza del objetivo de déficit

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El PP ya ha anunciado su «rechazo frontal» a la subida fiscal que Podemos ha puesto sobre la mesa. Se trata de una de las condiciones que el partido de Pablo Iglesias ha trasladado al Gobierno para «siquiera plantearse» aprobar la senda de déficit que vuelve al Congreso tras las vacaciones. Las conversaciones están aún en fase preliminar. Pero Pablo Casado anticipó hoy su oposición al aumento de impuestos que propone «la izquierda radical». «La cabra -cargó, además, contra los socialistas- siempre tira al monte».

El documento que Unidos Podemos dio a conocer el miércoles contiene una batería de medidas «anti-austeridad» en 17 páginas. Algunas de ellas, como la creación de un tributo para la banca o la reforma del de sociedades, coinciden con planteamientos del PSOE. Pero además, la formación de Iglesias propone un impuesto para las grandes fortunas o la supresión de las deducciones para los planes de pensiones privados.

Desde el Ministerio de Hacienda se han limitado a apuntar que hay margen para la negociación y el PSOE salió hoy en defensa de una «senda fiscal justa». «Que las clases medias y trabajadoras no paguen más de lo que ya pagan -resumió su portavoz en el Congreso- y que quien sí pague más sean esas grandes riquezas y grandes corporaciones». Los socialistas, en todo caso, rechazan que estén atendiendo así las exigencias de Podemos y reclaman como propio este planteamiento.

Los populares, en cambio, interpretan que los grupos parlamentarios que en junio apoyaron la moción de censura contra Mariano Rajoy están pidiendo su compensación. Y no ven extraño el sentido de las reivindicaciones de Podemos. «La izquierda siempre sube impuestos, incrementa el endeudamiento, despilfarra y deja el futuro hipotecado porque ya vendrá el PP a arreglarlo», censuró Casado, de visita en Roquetas de Mar, Almería.

La rebaja tributaria es, realidad, el eje del discurso económico con el que el nuevo presidente de los populares ganó las primarias. El líder de los conservadores es partidario, además, de la supresión de las cargas sobre patrimonio, donaciones y sucesiones. El Gobierno de Mariano Rajoy, en todo caso, elevó los impuestos en su primera legislatura. Pero Casado insiste en que fue una excepción porque «el plazo de amortización de la deuda hacía perentorio recaudar fondos de forma ágil». «El PP siempre ha estado a favor de impuestos bajos que permiten el círculo virtuoso de la economía», reiteró hoy.

Derecho a veto

La oposición de los populares -que coincide con la de Ciudadanos- es más trascendente de lo que parece, porque tienen la capacidad de vetar la senda de déficit, el primer paso para elaborar los Presupuestos Generales del Estado, con su mayoría absoluta en el Senado. Salvo que se reforme la Ley de Estabilidad y se rebaje el papel de la Cámara alta. Podemos, de hecho, reclama la derogación de la norma.

Aun así, la formación de Iglesias apuntó hoy que, pese a que el foco se ha puesto en la subida de impuestos, su demanda más importante en las conversaciones con el Gobierno es que se negocie con Bruselas relajar el objetivo de déficit, situado en el 1,8% del PIB para 2019. Este es un extremo, sin embargo, que el Ejecutivo, al menos por ahora, no parece dispuesto a abordar. La principal baza de la Moncloa será, por lo tanto, recordar a sus socios que sin la actualización que propone de la senda de estabilidad, sólo cabrá volver a la anterior. Una más restrictiva.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos