Casado rechaza cualquier vía de diálogo con Torra

Pablo Casado, presidente del PP. / Foto: Efe / Vídeo: Atlas

El líder del PP censura la mano tendida del Gobierno al presidente de la Generalitat y advierte a Sánchez de que el independentismo «medirá» a España el 21-D

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Pablo Casado no reconoce como interlocutor válido al presidente de la Generalitat. Es más, en estos momentos ya no cree que haya puentes que transitar. En un PP que sólo admite como solución activar la vía del 155 en Cataluña, el ofrecimiento de diálogo del Gobierno a Quim Torra está fuera de lugar. «¿Dialogar de qué y con quién? -se ha preguntado en un acto de partido en Galicia- ¿Va el señor Sánchez a dialogar con quien está planteando la vía eslovena, es decir, la guerra civil, la confrontación en la calle, el derramamiento de sangre como salida a la situación de Cataluña?».

Ya en las primarias del PP en julio, Casado optó a la presidencia del partido con un discurso crítico con la 'operación diálogo' que encabezó la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. A día de hoy, además, dada la tensión creciente con el independentismo, no ve alternativa a una nueva intervención de Cataluña. Más profunda y sin límite temporal establecido.

Con esta convicción, el líder del PP censura la respuesta del Gobierno, la «inacción» del Ejecutivo , como denunció el jueves ante sus socios de partido en la UE. «En lugar de dejar muy claro que ya no hay salida a la situación del independentismo, lo que dice es que quiere dialogar», ha lamentado.

Lejos de encuentros bilaterales, la urgencia, a su entender, pasa ahora mismo por tomar el control de los Mossos d'Esquadra. Más aún cuando el Ejecutivo ha tenido que diseñar un operativo especial , con envío de agentes a Barcelona el próximo 21 de diciembre, para garantizar la seguridad del Consejo de Ministros, que se traslada a la capital catalana.

El líder del PP advierte de la jornada de protestas que prepara el independentismo y concede una simbología especial a lo que pueda ocurrir: «Van a medir a España, van a medir al Gobierno, cuánto puede garantizar la normalidad en una visita tan lógica y natural como es que el propio Gobierno de la nación se desplace a una ciudad tan importante como Barcelona».

Más información