El exrector de la URJC dice que el máster de Casado no requería ningún trabajo final

El líder del PP, Pablo Casado. / Chema Moya (Efe)

Entre hoy y mañana prestarán declaración ante la juez varios docentes y compañeros del curso del líder del PP, testimonios claves para el futuro del caso

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Jornada clave en la investigación judicial del máster de Pablo Casado. El exrector de la Universidad Rey Juan Carlos, Fernando Suárez, ha defendido este jueves ante la juez que instruye el caso que la normativa vigente cuando el líder del PP se matriculó en el posgrado de Derecho Autonómico le eximía de realizar un trabajo final, requisito que sí se exigía a los alumnos de promociones posteriores.

En su declaración ante el Juzgado de Instrucción 51 de Madrid, Suárez ha explicado que la normativa que se aplicó en el caso de Casado fue la relativa al Real Decreto 56/2005, en la que no se requería a los alumnos la obligación de hacer un Trabajo Final de Máster. También lo hizo una de las testigos citadas, Pilar L., integrante en aquel periodo de la comisión de convalidaciones.

Aunque posteriormente este decreto fue derogado por otro de 2007 que modificó radicalmente los criterios para la obtención del posgrado, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación avaló esta misma versión. En un informe remitido ayer a la juez confirma que el máster que cursó Casado se regulaba por el real decreto de 2005.

Testimonios clave que acreditan la defensa del presidente del PP desde que estalló el escándalo. Al sucesor de Mariano Rajoy le convalidaron en la Rey Juan Carlos 18 de 22 asignaturas del posgrado por haber cursado Derecho. Para las cuatro asignaturas restantes entregó cuatro trabajos que apenas superaban las 90 páginas. Lo hizo sin hablar con ningún profesor, con las únicas indicaciones del director del curso, Enrique Álvarez Conde, citado también en el juzgado y que se ha negado a declarar. Tres de esos cuatro trabajos los calificó él mientras que el cuarto lo hizo Alicia López de los Mozos.

La amnesia de López de los Mozos

Esta docente, imputada también en la pieza sobre la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, ha asegurado no recordar nada del citado máster. Ni si era presencial, ni si había que hacer un trabajo al final del mismo ni si Casado asistió a clase. Tampoco recuerda haber visto expedientes de convalidación de los alumnos que cursaron este máster, uno de los aspectos en los que indaga la instructora para averiguar si Casado y otras tres alumnas del mismo curso recibieron un trato de favor de la Rey Juan Carlos para obtener el título de posgrado en condiciones ventajosas.

Estas tres compañeras están citadas esta tarde. Se trata de María Mateo Feito, hija de la exasesora de la Consejería madrileña de Educación María Teresa Feito; Alida Mas Taberner, subsecretaria de la Consejería valenciana de Educación durante la etapa de Francisco Camps y María Dolores Cancio Álvarez, que colaboró en varias publicaciones junto a Álvarez Conde.

Junto a ellas pasarán a lo largo de hoy y mañana casi todos los compañeros del curso de Casado. Concluidos los interrogatorios la magistrada decidirá si eleva la causa ante el Tribunal Supremo para que investigue al dirigente del PP ya que es el órgano jurisdiccional competente para hacerlo por el aforamiento de Casado.

El protocolo de la URJC para conservar los trabajos de estudiantes

La Universidad Rey Juan Carlos ha remitido un procedimiento de buenas prácticas dirigido a los profesores del campus de Vicálvaro, donde se despliegan las enseñanzas de Derecho, en el que se recomienda archivar trabajos y documentación de los alumnos durante un periodo máximo de cinco años desde la fecha de publicación de las actas de calificaciones.

Así lo plantea la universidad en un documento donde se clarifica y se pauta el procedimiento para conservar los trabajos de los estudiantes. En ese protocolo, se establece que los exámenes escritos deben ser archivado en soporte física mientras que en el caso de los trabajos de fin de grado se adjuntarán en un archivo virtual, al igual que otro material contemplado en la guía docente según el sistema de evaluación continua.

Respecto al caso de los exámenes escritos, el profesor lo guardará en cajas de «archivo definitivo». «Estas cajas son facilitadas por los auxiliares del Edificio Departamental. En las cajas se deberá introducir solamente el material que debe ser archivado, es decir, el examen, evitando carpetas adicionales, fichas de alumnos o similares», explica el documento que aporta una ficha explicativa con los hitos para registrar estos documentos, como nombre del profesor, la asignatura, grado y nombre del estudiante.

«Una vez transcurrido el plazo de seis años a contar desde la fecha de depósito, la Gerencia ordenará la destrucción de la documentación archivada», recalca la URJC para el caso de los trabajos de fin de grado.

Contenido Patrocinado

Fotos