Casado certifica «el fin» de Sánchez y Rivera presiona con otra manifestación en Barcelona

Pablo Casado durante su intervención en la protesta organizada en la Plaza de Colón de Madrid este domingo./AFP
Pablo Casado durante su intervención en la protesta organizada en la Plaza de Colón de Madrid este domingo. / AFP

PP y Ciudadanos exigen al presidente convocar elecciones cuanto antes mientras Calvo les acusa de vulnerar la Constitución con su petición

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Desalojar a Pedro Sánchez de la Moncloa. Ese es el objetivo que persiguen Pablo Casado y Albert Rivera, quienes este lunes han vuelto a pedir al presidente del Gobierno que convoque elecciones generales cuanto antes. «El 26 de mayo sería un día precioso para poner cuatro urnas», ha afirmado el líder del PP, respecto al día en que se celebran también los comicios locales, autonómicos y al Parlamento Europeo, lo que llevaría a un 'súperdomingo' electoral.

Respecto a lo que puede hacer él para presionar a Sánchez, Casado ha puesto encima de la mesa, como ya hiciera la semana pasada, la posibilidad de presentar una moción de censura contra el socialista. Un mecanismo parlamentario para el que carece de escaños suficientes, como le ha recordado el presidente de Ciudadanos, que ha exigido la convocatoria «ya» de un Debate sobre el Estado de la Nación, después de casi cuatro años sin que se celebre. «El presidente tiene que dar la cara en el Congreso aunque no le guste lo que vio ayer en Colón», ha remarcado Rivera en una entrevista en Telecinco.

En lo que sí coinciden ambos dirigentes de centroderecha es que el tiempo de Sánchez «ha acabado» y que ha llegado el momento de poner fin a una legislatura «agotada, agotadora, y que empieza a ser peligrosa» porque la economía, según el liberal, está en manos de Podemos y la política nacional en las de quienes quieren «liquidar España». «Igual teme que el pueblo español no legitima sus política ni acepta a Torra como su aliado y por eso no quiere elecciones», ha apostillado.

Un día después de congregar a varios miles de personas en el centro de Madrid, el líder de Ciudadanos ha repetido los pasos y ha convocado a todos los constitucionalistas a participar este domingo en Barcelona en una «gran manifestación» por la unidad de España. «Cuantos más seamos y más gente quiera pedir elecciones mejor», ha explicado respecto a la posibilidad de que se sumen al acto más integrantes de la sociedad civil.

El anuncio electoral

Casado, que no ha querido entrar en una guerra de cifras respecto a la concentración de este domingo, ha asegurado que la movilización ha certificado «el fin» de Sánchez, de manera que el socialista acabará sus días al frente del Gobierno gracias a una moción de censura «en dos fases», primero con los comicios autonómicos y municipales y, si el resultado es lo suficientemente «claro», se verá obligado a convocar generales «antes de agosto».

El líder de los populares se ha mostrado convencido de que lo que se produjo el viernes, con la ruptura de la negociación entre el Ejecutivo y el soberanismo catalán, no es más que «una escenificación» porque «Sánchez acepta la hoja de ruta del nacionalismo«. Para él, los independentistas quieren que »el delito de sedición o de rebelión« se convierta en fuente de derecho e intentan »sortear los mecanismos penales, pero también constitucionales, con la alianza o aquiescencia del Gobierno, lo cual es gravísimo«.

Vulneración de la Carta Magna

La vicepresidenta Carmen Calvo ha respondido a las críticas de PP y Ciudadanos y ha insistido en que el Gobierno ha hecho todo lo posible para encontrar una salida política al encaje de Cataluña en España sin poner el derecho de autodeterminación encima de la mesa. «Si la autodeterminación es el punto de partida para hablar es imposible hablar«, ha aseverado, recordando que el Ejecutivo nunca asumirá el planteamiento de un referéndum.

Calvo ha acusado a «la derecha de tres en uno» de no aceptar la Constitución y el diálogo para buscar una solución al conflicto catalán y ha asegurado que la convocatoria de elecciones que piden Casado y Rivera vulneraría la Carta Magna. «No aceptan la moción de censura, es en lo que están. Ayer se denominaba al gobierno anticonstitucional, lo que es vulnerar la Constitución con solo decirlo», ha recalcado la vicepresidenta, quien ha asegurado que la petición que le hacían a Sánchez de convocar elecciones nada más vencer la moción contra Mariano Rajoy infringía la propia Carta Magna, ya que la convocatoria depende del poder ejecutivo y no del legislativo.

Calvo no ha sido el único miembro del Gobierno de Sánchez en cargar contra la oposición por la movilizacion de ayer en Colón. El ministro de Exteriores, Josep Borell, ha lamentado el «tremendismo» y la «crispación» del líder del PP y ha defendido nuevamnete que «se intente organizar» un diálogo político sobre Cataluña. «No se puede acusar al presidente del Gobierno de alta traición a la patria y convocar una manifestación», ha afirmado Borell.

Más información

 

Fotos