Casado acepta un cara a cara con Sánchez y Rivera exige el suyo

Casado. /EP
Casado. / EP

El PSOE mantiene el suspense y asegura que decidirá los debates en función de su estrategia electoral

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El próximo 12 de abril comienza la campaña electoral para el 28-A y, a partir de entonces, la actividad de los partidos y sus candidatos será intensa y los actos, entrevistas y mítines se alternarán con debates electorales de alto voltaje. Hasta los comicios de 2015 se podían contar con los dedos de una mano las ocasiones -cuatro- en las que los candidatos a la Presidencia del Gobierno han enfrentado sus ideas en directo ante una audiencia de millones de espectadores. Cuatro años después, las peticiones para los duelos televisivos entre los 'presidenciables' se suceden. Pablo Casado ha aceptado ya un debate a solas con Pedro Sánchez mientras que Albert Rivera ha seguido sus pasos y ha pedido al secretario general del PSOE el suyo. «Tendremos (los debates) en base a nuestra estrategia electoral que no es ni la del PP ni la de Ciudadanos», se ha limitado a contestar el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Casado lleva semanas reprochando a Sánchez que no se avenga a aceptar un cara a cara con él así que en el momento en que Mediaset ha puesto sobre el tapete la posibilidad ha accedido. Así lo ha confirmado este lunes en su cuenta de Twitter el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto.

Sin embargo, desde el PSOE mantienen el suspense. «Casado necesita, dentro de esa estrategia de 'a tres', ese debate para presentarse como alternativa», ha reflexionado el secretario de Organización, José Luis Ábalos, reprochando que el PP está llegando a alianzas en algunos territorios -como en Navarra con UPN y Ciudadanos- y solicitando a otras formaciones -en el caso de Vox- que no se presente en pequeñas provincias para no perder votos.

Aunque Ábalos ha precisado que habrá debate con todas las fuerzas políticas ha insistido en que el partido lo irá valorando en función de su propia estrategia, que «no irá a remolque» de lo que le interesa a los populares. «El cómo o el cuándo forma parte de nuestra estrategia electoral», ha remachado.

Las «dos Españas»

La última petición les ha llegado por carta. El director de campaña de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha solicitado formalmente a su homólogo en el PSOE que ponga «día y hora» a un cara a cara entre Rivera y Sánchez. En la misiva, el número dos de los liberales argumenta la necesidad del debate asegurando que las elecciones generales «ofrecerán a los españoles una gran oportunidad para elegir entre la nación de españoles libres e iguales que defiende Ciudadanos y la propuesta de nación de naciones que promulga el PSOE».

A lo que añade que sería una oportunidad para «diferenciar entre quieres, como Albert Rivera, defienden los acuerdos entre constitucionalistas y quienes, como Sánchez, eligen pactar con Torra, Puigdemont, Rufián e Iglesias».

El líder de Ciudadanos planteó, por primera vez, este 'uno contra uno' con el jefe del Ejecutivo. «Si de verdad tiene un proyecto para España más allá de dividirnos, acepte un debate conmigo», le provocó Rivera el pasado viernes en la convención de candidatos de su partido. Entre los temas que el dirigente liberal consideró que se deben confrontar está el modelo de organización territorial del Estado y los pactos que ambas formaciones buscarán tras los comicios del 28 de abril.

Cinco debates en el horizonte

Con el cara a cara propuesto por Ciudadanos, en el calendario figuran ya al menos cinco debates electorales. El primero lo propuso Atresmedia y es un encuentro a cinco que incluía a los principales candidatos electorales de los cuatro grandes partidos a los que se uniría Vox. Esta fijado para el 23 de abril.

Un día antes RTVE ha puesto sobre la mesa la posibilidad de hacer uno entre Casado, Sánchez, Iglesias y Rivera. También ha ofrecido otro a seis con los representantes de los partidos con grupo parlamentario propio, que se celebraría el 16 de abril, y que incluiría a Esquerra y al PNV. Si finalmente el PSOE acepta el cara a cara entre el presidente del Gobierno y el principal líder de la opososición sería el cuarto duelo televisivo de la campaña.

Mas información