Carmena descarta hablar con Iglesias para resolver la crisis de Podemos

Manuela Carmena. / Efe

Sectores del partido abogan por presentar una lista propia para competir en las urnas con la alcaldesa y pactar después

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

 La alcaldesa de Madrid no quiere saber nada de la crisis en que se ha sumido Podemos por los candidatos a concejal para las elecciones del 26 de mayo próximo. Manuela Carmena tampoco tiene previsto hablar del asunto con Pablo Iglesias. «No tengo nada que ver», resumió la regidora aunque su decisión de encabezar una agrupación de electores al margen de los partidos esté en el origen de la crisis.

Carmena reapareció después de un viaje por Alemania y Rumanía para lavarse las manos en la crisis que azota a la fuerza política más importante en la alianza electoral que la llevó hace tres años al palacio de Cibeles. «Es un tema de un partido al que yo no pertenezco», recalcó y dejó la solución en manos de los seis concejales de Podemos en Madrid. Ella, aseguró, no se va a implicar en el asunto ni va a reunirse con Iglesias para resolverlo. «No tengo necesidad» de hablar con el líder de Podemos, zanjó, porque ni milita en el partido ni tiene «vinculación política directa».

A pesar de su desapego, la crisis puede poner en peligro su reelección, para la que es favorita en todas las encuestas. Perder la Alcaldía de Madrid sería un golpe político mayúsculo para Iglesias y Podemos, que presumen en cuanto pueden de la gestión de Carmena y de los demás «alcaldes del cambio», como llaman a los de Barcelona, Zaragoza, Cádiz, Valencia, A Coruña, entre otros, y que fueron elegidos en listas respaldadas por Podemos en 2015.

Iglesias ha pedido al secretario general de Podemos en Madrid, el general Julio Rodríguez, exjefe del Estado Mayor de la Defensa, que solucione el conflicto con respeto a la disciplina del partido pero sin disputas. El líder de Podemos pretende que el militar sea el número dos de la lista de Carmena ante una eventual retirada de la alcaldesa en algún momento de su mandato, siempre que gane las elecciones.

Un mandato difícil

El mandato de Carmena se ha visto zarandeado cada dos por tres por los conflictos internos de la alianza Ahora Madrid, formada por Podemos, Izquierda Unida, Equo, la plataforma Ganemos Madrid e independientes, y por las decisiones de algunos concejales que han comprometido su posición al frente del Ayuntamiento de la capital. Para su segunda etapa quiere contar con un equipo a su medida y elegido por ella, al menos en los puestos claves. Así lo anunció en septiembre, cuando aceptó presentarse por segunda vez, y el planteamiento fue aceptado por el líder de Podemos. Pero a la hora de confeccionar la lista para las primarias en el partido morado, algunos de los ediles de confianza de la alcaldesa fueron preteridos a posiciones de difícil salida en las elecciones. Una situación que provocó el motín de los seis concejales de Podemos que se negaron a participar en las votaciones internas, y fueron suspendidos de militancia.

La alcaldesa insistió hoy en que sus planes son formar una plataforma sin «cuotas» de partidos y sin pactos entre ellos. Quiere «una plataforma muy abierta y progresista que permita continuar el espíritu» del equipo que ha gobernado Madrid estos años, y que estará integrada por independientes y personas con filiación política, pero ajenos a los aparatos partidarios. Un proyecto que cuenta con el visto bueno de Iglesias y del candidato a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, pero que levanta resistencias en otros sectores del partido.

La alternativa de una lista de Podemos que compita con la plataforma de Carmena tiene sus respaldos dentro del partido, pero Iglesias ha abortado por el momento esa posibilidad. La idea de los partidarios de la lista propia es medir fuerzas con la alcaldesa en las urnas para pactar después. La alcaldesa dijo desconocer esa posibilidad porque sus desvelos están centrados en el diseño de su plataforma.

 

Fotos