Carmen Calvo pide a los partidos que «arrimen el hombro» en vez de «crear tensiones»

Carmen Calvo, este sábado en Santiago de Compostela. / Xoán Rey (Efe)

El PSOE presume de Gobierno en la apertura del curso político en Galicia con un acto de la vicepresidenta

EFESantiago de Compostela

El PSOE ha dado inicio al nuevo curso político con un acto en Santiago de Compostela este sábado en el que ha participado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y en el que las intervenciones han estado marcadas por los elogios a la labor del nuevo Ejecutivo desde su llegada al poder.

La cita ha congregado a más de trescientas personas en un hotel del casco histórico de la capital gallega, en el que han estado presentes representantes destacados del partido a nivel gallego como el secretario general, Gonzalo Caballero; el portavoz parlamentario Xoaquín Fernández Leiceaga; el eurodiputado José Blanco; alcaldes y cargos orgánicos varios.

La vicepresidenta del Gobierno ha sido la encargada de cerrar el evento con un discurso repleto de alusiones a los trabajos del nuevo Ejecutivo y al debate territorial abierto con Cataluña, en relación con el cual se ha referido a que «nadie» va a «romper» ni a «alterar» el marco constitucional vigente.

Reproche al resto de partidos

De acuerdo con Calvo, España afronta «un proceso emocionante y constructivo, pero también muy inquietante», para resolver la crisis catalana, por lo que ha pedido al resto de partidos que «arrimen el hombro» y contribuyan a solucionarla en vez de ir «creando tensiones».

La miembro del Ejecutivo central también ha explicado que no es momento de convocar elecciones anticipadas como demandan algunas formaciones, sino que primero se debe restablecer un Estado del bienestar deteriorado tras años de gobiernos de derechas.

«O la democracia es Estado de bienestar o estamos hablando de contar votos malamente», ha sostenido Calvo, quien también ha destacado la experiencia del PSOE y su validez para afrontar los actuales retos que afrontan tanto España como Europa ante el auge de movimientos que exaltan «viejos egoísmos» y postulados discriminatorios.

«Hay mucha gente tensando las cuerdas», ha considerado, por lo que se debe actuar con «responsabilidad» para impedir la quiebra de un sistema, el europeo, al que ha calificado como «lo mejor» que le ha pasado a España en cuarenta años de democracia.

 

Fotos