El 'Rey del Cachopo' se declara «totalmente inocente» del asesinato de su novia

El letrado zaragozano Javier Notivoli, abogado del empresario César Román, conocido como «el rey del cachopo». / EFE

Román está tranquilo y descansado, declaró ayer ante la Policía y pasó a disposición judicial

R. C.Zaragoza

El hostelero César Román, el 'Rey del Cachopo', se declaró este sábado inocente del asesinato de su expareja, la hondureña de 25 años Heidi Paz Bulnes. El acusado fue interrogado en dependencias de la Policía Nacional de Zaragoza, ciudad en la que fue detenido este viernes y en la que se trabajaba desde hacía dos meses como cocinero en un bar con otro nombre y otra fisonomía.

Su abogado, Javier Notivoli, explicó tras la declaración que las investigaciones se encuentran bajo secreto sumarial y que no podía aportar detalles de la investigación policial. Solo conocía, según dijo, el testimonio de su defendido, pero tampoco lo desveló por respeto al secreto profesional. «Hay que entender -dijo- que se está investigando la muerte de una persona, además muy joven y en unas circunstancias realmente extrañas. Si el sumario es secreto, lo es por algo»

El 'Rey del Cachopo', señaló el letrado, «conoce los hechos que se le imputan», entre llos un delito de asesinato, pero mantuvo ante la Policía que «es total y absolutamente inocente» y negó tener relación con la muerte de su novia, cuyo torso descuartizado se encontró en una maleta abandonada en un solar de Madrid en agosto pasado. En ese mismo terreno, Román tenía previsto abrir una nueva sidrería con la especialidad gastronómica asturiana.

Fuentes de la investigación señalan, no obstante, que hay pruebas incriminatorias contra el hostelero, como los mensajes telefónicos amenazantes que envió a la joven hondureña antes de su desaparición. Apuntan asimismo que solo el acusado conocía que la chica tenía implantes mamarios, y el hecho de que fueran amputados de su pecho para hacer desaparecer el número de serie apuntan hacia el 'Rey del Cachopo', bien como autor material, bien como instigador del crimen.

Notivoli comentó que Román, de 44 años, está «tranquilo, no solo mental sino también físicamente». La Policía ha recogido muestras de ADN del acusado para cotejarlas con las distintas pruebas obtenidas y ayer por la tarde pasó a disposición judicial. El juez de Zaragoza decidirá si ordena su traslado a Madrid, donde está abierta la investigación por la muerte de la joven de Honduras en el Juzgado de Instrucción número 32.

Román, apodado Chiqui en el bar que trabaja en Zaragoza por su corte estatura, desapareció de la escena tras protagonizar en julio un altercado en un bar de Madrid. En la capital llegó a ser un personaje popular con apariciones en medios de comunicación por el espectacular éxito de sus restaurantes con el cachopo.

Un retraso sin explicación

Se esfumó dejando un reguerro de deudas a los proveedores y después de haber vaciado sus cuentas bancarias, de las que al parecer sacó 100.000 euros. Pero su desaparición no fue la única. Con él se perdió su novia. Aunque la Policía siempre sospechó que el torso mutilado que pareció un mes después era el de Heidi Paz Bulnes. Por motivos que aún no se han aclarado su identidad no se pudo cotejar hasta el pasado miércoles, cuando la Policía comparó su ADN con el de su madre.

El 'Rey del Cachopo' huyó y el 10 de octubre fue contratado con identidad falsa, se hacía llamar Rafael Rujano, en el bar Casa Gerardo de Zaragoza. Su aspecto era otro, diez kilos menos, pelo rapado y barba larga, pero fue identificado por la dueña del bar al ver su imagen por televisión y avisó a la Policía. «Yo soy el que están buscado», dijo a los agentes al ser detenido sin oponer resistencia este viernes.

Más información

 

Fotos