Los investigadores buscan en Latinoamérica la pista del preso fugado de una cárcel de Cantabria

Primera imagen del preso difundida por la Policía Nacional (izq.), y la más reciente, por la Guardia Civil. /R.C.
Primera imagen del preso difundida por la Policía Nacional (izq.), y la más reciente, por la Guardia Civil. / R.C.

La Policía dicta orden internacional de detención contra Guillermo Fernández y busca a su pareja, que también está en paradero desconocido

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Los investigadores de la fuga de Guillermo Fernández, el preso condenado por asesinato y violación que no volvió a la cárcel de El Dueso (en Cantabria), tras un permiso, ya miran hacia Latinoamérica por si el cántabro hubiera conseguido atravesar el Atlántico. La Policía Nacional ha dictado orden internacional de detención y cobra fuerza la teoría de que ha conseguido huir de España e, incluso, de Europa.

Mientras tanto, su pareja sentimental, vecina de Torrelavega, también está en paradero desconocido. Están juntos desde hace seis años. Se conocen desde hace más tiempo, al coincidir en la antigua prisión provincial de Santander, a la que ella acudía como educadora social voluntaria cuando él estaba interno antes de pasar a El Dueso.

El pasado día 15, domingo, a pesar de las reticencias de Vigilancia Penitenciaria, contraria a otorgarle más de tres días (ya llevaba cuarenta permisos cortos en seis años), salió del penal de El Dueso a disfrutar de su primera semana entera fuera de la cárcel después de 17 años. Dejó, como marca el protocolo, varios teléfonos de contacto y tenía que firmar cada día en un cuartel o una comisaría.

Cuando el domingo siguiente, día 22, tenía que volver a El Dueso y no lo hizo, desde la prisión llamaron a todos los teléfonos y ni él ni su novia contestaron. Aunque la Policía Nacional no confirma ni desmiente que los dos hayan escapado juntos y la fuga obedezca a un plan, fuentes judiciales han indicado a este periódico que todo apunta a que han decidido comenzar una nueva vida «en Puerto Rico o algún país de América Latina de esa zona». Al parecer, ambos son aficionados a la artesanía de la bisutería, que fabricaban y vendían en mercadillos, y enfocarían su fuga hacia «un lugar donde pudieran sobrevivir» con este oficio. Otras voces apuntan a que su fuga se habría encaminado hacia Marruecos, donde el recluso tiene amistades, cruzando por carretera la península y atravesando después el Estrecho en un ferri.

«Ha cometido el error de su vida», indican las mismas fuentes judiciales, que se decantan por la tesis de Latinoamérica, que precisan que a finales del año próximo estaba previsto otorgarle el tercer grado penitenciario que tantas veces había solicitado y le había sido denegado.

Condenado a 26 años de cárcel por dos violaciones y un asesinato cometidos en 2000, empezó a salir con permisos en marzo de 2012 y con el tercer grado podría cumplir lo que le quedaba yendo a dormir a un centro de inserción con la oportunidad de trabajar y hacer vida normal durante el día.

'Psicosis' en el norte: creen haberlo visto en varias ciudades

En Asturias la policía ha recibido «800 llamadas» de personas que creen haber visto a Guillermo Fernández, y además de forma simultánea y en ciudades distintas del Principado. Mismo fenómeno en el País Vasco. La Ertzaintza ha tenido que comprobar los avisos de gente que dice haberlo visto en Hernani y en el casco viejo de Pasajes, y se ha intensificado la vigilancia en Vitoria, donde en su día cometió el crimen.

Esta 'psicosis colectiva' sobre el paradero del fugitivo corre de whatsapp en whatsapp con el primer plano de Guillermo Fernández difundido por la Policía Nacional, con su pelo largo y castaño y su cara ancha. Se parece a tanta gente. Ayer otra foto trastocó el imaginario colectivo. Es más reciente. Tiene el pelo corto y sonríe con gesto feliz mostrando su dentadura.

En Santander hay quien cree haber visto a Guillermo surfeando en la playa de El Bocal (Cueto) esta misma Semana Grande. El mismo día que El Diario Montañés se hizo eco de la fuga y que la Policía Nacional pedía colaboración ciudadana para encontrar al «asesino y violador», Guillermo estaría cogiendo olas, según ese rumor. La Delegación del Gobierno en Cantabria ha confirmado a este periódico que esta petición de colaboración ciudadana ha obtenido una respuesta bastante tímida en Cantabria. El Cuerpo Nacional de Policía únicamente había recibido hasta ayer «doce llamadas, de las que solo dos eran fiables» de ciudadanos que supuestamente habían visto al peligroso preso. De ellas, cinco lo situaban por El Sardinero «porque había un hombre con melena paseando».

 

Fotos