Rajoy confía en que impere la «normalidad» y se acate la sentencia del juicio a Homs

Rajoy. /
Rajoy.

El presidente atribuye la reflexión del diputado catalán sobre «el fin del Estado español» a que «probablemente» lo dijera «sin pensar demasiado»

NURIA VEGAMadrid

Normalidad. Es todo lo que espera Mariano Rajoy del juicio a Francesc Homs por la organización de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014. Pese a la tensión entre la Generalitat y el Gobierno por lo que los independentistas consideran una judicialización del proceso catalán, el jefe del Ejecutivo enmarca en el habitual funcionamiento del Estado de Derecho la cita de hoy en el Tribunal Supremo. El señor Homs está sometido a la ley como lo estamos los 46 millones de españoles, ha insistido el presidente.

más información

En este sentido, Rajoy entiende que lo que procede es acatar las resoluciones de los tribunales cuando se produzcan. Especialmente después de que el portavoz de la antigua Convergència en el Congreso vaticinara el fin del Estado español en caso de que el 9-N motive condenas en el Supremo. Son cosas que ha dicho el señor Homs probablemente sin pensar demasiado, ha querido restar relevancia el jefe del Ejecutivo tras asistir a un desayuno de Europa Press con el líder de los populares andaluces, Juan Manuel Moreno. "Yo, desde luego, respetaré como hago siempre las decisiones del Tribunal Supremo sean las que sean y me parezcan más acertadas o menos", ha asegurado sin dejar de defender la cohesión del país.

A su modo de ver, en España hay un proyecto muy ilusionante y una voluntad mayoritaria de continuar juntos. Creo que todos podemos sentirnos orgullosos -ha ensalzado el presidente-, por más que haya gente que sólo quiera incidir en los aspectos negativos, que también los hay.

Rajoy ha vuelto a reiterar, además, la imposibilidad de que la hoja de ruta del soberanismo pueda llevarse a término. La celebración del referéndum, asegura, es ilegal y eso lo sabe todo el mundo. Una de las obligaciones básicas de todos los ciudadanos, y en mayor medida de quienes tienen responsabilidad de Gobierno, es cumplir la ley y, por lo tanto, por encima de la ley no hay absolutamente nadie en nuestro país, ha advertido.