Ecologistas en Acción dice que la contaminación del aire en Seseña no es «inocua»

Vertedero de neumáticos en Seseña./
Vertedero de neumáticos en Seseña.

Denuncian que ha habido picos exagerados de contaminación y ponen en duda los datos oficiales

J. V. MUÑOZ-LACUNAmadrid

"La calidad del aire en las proximidades del incendio de Seseña continúa dentro de los valores límites establecidos por la legislación vigente". Es la explicación oficial y casi diaria que la Junta de Castilla-La Mancha viene ofreciendo desde que el pasado 13 de mayo empezó a arder el macrovertedero de neumáticos de Seseña (Toledo). Sin embargo, los ecologistas ponen en duda ese mensaje tranquilizador y este jueves la organización Ecologistas en Acción ha dado a conocer un informe según el cual los niveles de contaminación se han disparado como consecuencia de este incendio.

noticias relacionadas

Según este informe, los datos oficiales aportados por la Consejería de Administraciones Públicas han reconocido picos de excesiva concentración de benceno junto al colegio público de El Quiñón, el más cercano al cementerio de neumáticos, pero no se ha facilitado información acerca de en qué momento se produjo esa situación. En opinión de Miguel Ángel Hernández, coordinador de Ecologistas en Acción en Castilla-La Mancha, "seguramente se trató del 18 de mayo, un día en el que hubo que evacuar a los niños del centro".

"Se han registrado picos de benceno 20 veces superiores al valor límite legal no sólo en Seseña sino también en localidades cercanas como Aranjuez o Fuenlabrada por los vientos cambiantes y, de hecho, han sido numerosas las quejas de olores a goma quemada y humo en poblaciones del norte de la provincia de Toledo y sur y oeste de la Comunidad de Madrid", sostiene Miguel Ángel Hernández, que se queja de "falta de información homogénea y exceso de datos tendenciosos y vanalizadores por parte de las diferentes administraciones al lanzar mensajes diciendo que el aire está bien".

Componentes tóxicos

Según los ecologistas, las estaciones de medición de la calidad del aire han ofrecido información insuficiente sobre los niveles de contaminación ya que no sirven para detectar otros componentes tóxicos de los neumáticos en combustión como dióxido de azufre o hidrocarburos aromáticos policíclicos.

"Las unidades móviles para medir la calidad del aire se pusieron pasados los primeros días del incendio, cuando la intensidad de la combustión era mayor, por lo que no se dispone de los datos más relevantes sobre la repercusión que ha tenido en la salud", afirma el coordinador de la asociación, que se muestra convencido de que "por efecto de los vientos cambiantes, muchas otras poblaciones se habrán visto sometidas también a emisiones contaminantes aunque no haya quedado registrado por mediciones adecuadas".