Sánchez admite que se equivocó al llamar a Rajoy indecente

Pedro Sánchez./
Pedro Sánchez.

El secretario general del PSOE defiende su decisión de no pactar ni con Rajoy ni con ningún otro dirigente del PP tampoco tras las elecciones del 26 de junio

PAULA DE LAS HERASMadrid

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha admitido hoy, cuatro meses después de la campaña para las generales del 20 de diciembre y en vísperas de una nueva contienda electoral, que fue un "error" llamar indecente a Mariano Rajoy en el cara a cara que ambos mantuvieron en TVE.

Errejón culpa al PSOE de la falta de acuerdo

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, ha admitido que "todo se podría haber hecho mejor" a la hora de intentar formar gobierno teniendo en cuenta que es la primera vez de Podemos, pero ha culpado al líder socialista de cerrar la puerta a un acuerdo.

Además, ha dicho que aunque Podemos es "una fuerza política nueva" y "seguramente no todo se hizo bien", han sido "muy nítidos en poner sobre la mesa la voluntad de acuerdo" y piensa que "ese es un dato que todos los electores van a tener si se repiten las elecciones".

En una entrevista en 'Los Desayunos de TVE', el número dos 'morado' ha recriminado al líder socialista, Pedro Sánchez, su negativa al 'Pacto del Prado' que presentó el portavoz de Compromís, Joan Baldoví. "Fue la enésima vez que el Partido Socialista recibió una mano tendida y cerró la puerta", ha explicado, y piensa que es porque "a Sánchez no le dejan pactar" con ellos.

Según ha afirmado en la COPE, en este tiempo ha aprendido que los españoles "están hartos del 'y tú más'".

MÁS INFORMACIÓN

Sánchez se ha ratificado aún así en su decisión de no pactar ni con Mariano Rajoy ni con ningún otro dirigente del PP tampoco tras las elecciones del 26 de junio. "Una cosa es que nos entendamos en asuntos de Estado -ha justificado- y otra que tenemos proyectos distintos; pero el PP no es capaz de entenderse ni con fuerzas ideológicamente cercanas a él como Ciudadanos".

El dirigente socialista ha insistido, por otro lado, en su argumento de que si no ha sido posible formar un Ejecutivo alternativo al actual ha sido porque Podemos ha antepuesto sus intereses particulares a los generales. Y ha defendido, en contra de aquellos que reclaman que no haga campaña, la importancia de que los partidos se vuelvan a dirigir a los ciudadanos, pero, ha alegado, "para hablar del futuro".