Detenidos dos hermanos por la muerte a puñaladas de un hombre en Cádiz

La Policía investiga los motivos de la reyerta, sin descartar que se trate de un ajuste de cuentas relacionado con asuntos de drogas

EUROPA PRESSCÁDIZ

La Policía Nacional ha detenido a tres personas por su presunta relación con la reyerta saldada con la muerte a puñaladas de un varón de 40 años de edad en la avenida Segunda Aguada de Cádiz capital, según han informado fuentes policiales. A dos de los detenidos, hermanos por cierto, se les atribuye la autoría del crimen, mientras al tercero se le achacan las heridas de arma blanca sufridas por los dos primeros arrestados.

La Policía Nacional ha confirmado los datos iniciales proporcionados por el servicio unificado de emergencias 112 de Andalucía, con lo que habría sido pasadas las 01,30 horas de la madrugada de este sábado, cuando habría sido descubierto el cuerpo de un hombre que yacía tendido en la avenida Segunda Aguada de Cádiz capital, con una herida de arma blanca en el omóplato izquierdo. Para cuando llegaron hasta él los facultativos sanitarios, el herido sufría ya una parada cardiorrespiratoria que finalmente derivó en su muerte.

Tras la identificación del fallecido y la toma de declaración de varios testigos, los agentes de la Policía Nacional dieron con dos hermanos de 39 y 33 años que, en un domicilio cercano, presentaban también heridas de arma blanca, siendo ambos detenidos por su presunta participación en la autoría del crimen.

Tercer detenido

Mientras la investigación apuntaría a que los dos hermanos se estaban enfrentando cuerpo a cuerpo con el fallecido, ha sido detenido también un tercer varón que habría participado en la reyerta, en este caso en el lado de la víctima mortal del apuñalamiento. De tal manera, la Policía Nacional atribuye a los dos hermanos la presunta autoría de la muerte del citado hombre de 40 años y al tercer detenido le achaca las heridas de arma blanca sufridas por los primeros.

La Policía investiga los motivos de la reyerta, sin descartar que se trate de un ajuste de cuentas relacionado con asuntos de drogas, toda vez que los investigadores han intervenido un cuchillo de cocina y un machete como armas usadas en la refriega, así como un coche propiedad de los detenidos.