La ANC presiona a Puigdemont para que proclame la independencia el año que viene

Acto de la ANC en Hospitalet./
Acto de la ANC en Hospitalet.

La plataforma civil propone un frente común secesionista en caso de nuevas elecciones al Congreso

CRISTIAN REINObarcelona

Después de situar el día de la independencia en el 23 de abril de 2015, tras la consulta del 9-N, la ANC vuelve a readaptar su hoja de ruta y ahora insta al Gobierno catalán y al Parlamento autonómico a proclamar la independencia a lo largo de 2017. La entidad que ha organizado las manifestaciones masivas del 11-S trata de reimpulsar el proceso soberanista, estancado y sumido cada vez en más dudas, fijando nuevas fechas que difícilmente se cumplirán. Y obviando además que el 52% de la población está en contra de la secesión.

La posición de la ANC contrasta con la que han expresado los principales dirigentes del proceso, desde Carles Puigdemont, Oriol Junqueras o Artur Mas, que han descartado proclamar la secesión antes de las elecciones constituyentes, previstas por el Gobierno catalán para el segundo semestre del año que viene, como paso previo a la convocatoria de un referéndum para ratificar la Constitución catalana. Solo si en esta votación el independentismo obtuviese más del 50% de los votos, podrá proclamarse el nacimiento de la República catalana, según coinciden CDC y ERC. Pero la ANC tiene prisa, justo cuando el plazo de 18 meses estimado para la duración de la legislatura está más cuestionado desde las propias filas soberanistas.

La nueva hoja de ruta que la Asamblea aprobará en su cónclave anual, en abril, contempla asimismo que en caso de que haya nuevas elecciones generales, la entidad de la sociedad civil promoverá una candidatura única del independentismo (a diferencia del 20-D, en que CDC y ERC concurrieron por separado). La ANC plantea también la convocatoria en breve de una reunión de la llamada Asamblea catalana de cargos electos (concejales, alcaldes, senadores y diputados autonómicos y en el Congreso), que recibirá el encargo de proclamar la independencia, en el supuesto de que haya una suspensión de la autonomía y el Gobierno catalán y la Cámara autonómica queden intervenidos.

La ANC hizo público su ideario para los próximos meses, días después de que Artur Mas o Josep Rull lanzaran mensajes que se han interpretado como un frenazo de CDC en su camino hacia el Estado catalán. "Si alguien se piensa que en 16 meses proclamaremos la independencia, estamos poniendo unos deberes al Gobierno que no podrá cumplir, dijo Mas. La propia consejera de la Presidencia, Neus Munté, tuvo que calmar este miércoles a sus socios de la CUP -en alerta por si Junts pel sí ha iniciado la reculada- y expresó el compromiso del Gobierno catalán con la hoja de ruta pactada y que de ninguna manera habrá marcha atrás.