El primer pleno obligará al Congreso a pronunciarse sobre la unidad de España

Investidura en el Congreso de los Diputados. /
Investidura en el Congreso de los Diputados.

La mayor parte de los grupos son partidarios de someter a sesiones de control al Gobierno

ALFONSO TORICESMadrid

El Congreso celebrará su primer pleno ordinario de la legislatura el próximo día 15 por la tarde. Todos los grupos coinciden en que no puede quedar paralizada la cámara ni la legislatura en tanto continúan las negociaciones para intentar conformar un Gobierno.

La sesión estará protagonizada por sendas proposiciones del PP y de Ciudadanos que buscan arrancar un pronunciamiento de la cámara a favor de la unidad de España, en contra de los referéndum de autodeterminación y que instan al Gobierno a tomar las medidas que sean necesarias para poner freno al desafío secesionista protagonizado por las instituciones catalanas.

Los diputados también discutirán y votarán otras dos proposiciones no de ley de PSOE y de Podemos. En la primera, los socialistas reclaman que se recupere el consenso -que entienden rompió el PP en la pasada legislatura- como fórmula obligada para la reforma del sistema de pensiones. En la segunda, Podemos reclama medidas para mejorar y dignificar las condiciones laborales y de vida de las trabajadoras del hogar.

Los grupos también debatirán la posible creación de una comisión para investigar la corrupción y para proponer medidas para mejorar la calidad democrática que, de entrada, contaría con el respaldo de los proponentes, PSOE y Podemos, y que podría lograr una mayoría para su puesta en marcha.

Todos los portavoces del Congreso, a excepción del PP, quedaron hoy en debatir la posibilidad de incorporar ya sesiones de control al Gobierno desde el siguiente pleno ordinario que se celebre en el Congreso. No aclararon en qué consistiría ese control -como preguntas directas al presidente y los ministros e interpelaciones-, pero, en cualquier caso, tendrán que respetar como límite interrogar a los miembros del Ejecutivo solo por los asuntos ordinarios que despachan, porque, al estar en funciones, no puede adoptar ni nuevas iniciativas políticas o tramitar leyes, ni aprobar Presupuestos. De entrada, el PSOE y varios grupos van a pedir la comparecencia de Mariano Rajoy para debatir las disposiciones que está adoptando la Unión Europea frente a la crisis de los refugiados.