El servicio de información de semáforos de Audi llega a Europa

El servicio de información de semáforos de Audi llega a Europa

Esta tecnología, ya utilizada en EE. UU., se estrena este año en Ingolstadt

Audi introduce en Europa el servicio de información de semáforos de tipo V2I (vehículo a infraestructura), denominado Traffic Light Information. A partir de julio, la marca conectará los nuevos modelos con la red de semáforos de la localidad alemana de Ingolstadt, mientras que otras ciudades europeas se sumarán a la iniciativa a partir de 2020. Una iniciativa que ya se utiliza desde finales de 2016 en EE.UU.

El dispositivo informa al conductor en la instrumentación la velocidad a la que debería circular para llegar al siguiente semáforo en verde. Si no fuese posible dentro de los límites de velocidad establecidos, se mostrará una cuenta atrás en segundos hasta la siguiente fase verde. Así, la conducción urbana podrá ser más relajada y eficiente.

En EE.UU., los usuarios de Audi llevan dos años utilizando la función Time-to-Green. El conductor llega al semáforo en rojo y una cuenta atrás muestra los segundos restantes para la siguiente fase verde. Un servicio que funciona en más de 5.000 intersecciones, en ciudades como Denver, Houston, Las Vegas, Los Angeles, Portland y Washington, entre otras.

Determinados modelos de Audi, como el e-tron, A4, A6, A7, A8, Q3 y Q8 que se produzcan a partir de mediados de julio equiparán el nuevo servicio para el inicio de este plan en Ingolstadt. El requisito es contar con el «pack» Audi connect Navigation & Infotainment y el dispositivo opcional de reconocimiento de señales de tráfico por cámara.

En este proyecto, Audi colabora con Traffic Technologies Services (TTS), empresa que elabora los datos en bruto de los centros de gestión de tráfico urbanos y los transmite a los servidores de la marca. Desde aquí, la información llega a los coches a través de una conexión rápida de Internet. El ritmo con el que otras ciudades se conecten a esta tecnología dependerá, sobre todo, de si se establecen estándares de datos e interfaces y de que las ciudades digitalicen sus semáforos.

En el futuro, los usuarios del e-tron, cuando circulen hacia un semáforo en rojo, se beneficiarán de una aplicación más intensa de la recuperación de energía por frenada para cargar las baterías. Equipados con control de crucero adaptativo predictivo, los coches incluso podrán frenar por sí solos ante un semáforo en rojo.

A largo plazo, el tráfico urbano mejorará siempre que los semáforos operen de forma más flexible, con redes conectados que reaccionarían según el flujo real de tráfico. En el futuro, las tecnologías tipo V2I facilitarán la conducción autónoma. Para Audi, los datos anónimos procedentes de sus coches pueden ayudar a que los semáforos de las ciudades adopten fases más eficientes y optimicen el flujo del tráfico.