Mercedes EQ Silver Arrow, flecha eléctrica

Mercedes EQ Silver Arrow, flecha eléctrica

Un prototipo futurista que homenajea al bólido W125 de 1937

La muestra Monterey Car Week, que se celebra en Pebble Beach (California), es el escenario de la presentación del prototipo EQ Silver Arrow. Un monoplaza futurista con motor eléctrico en recuerdo al célebre W125 de fórmula 1 de 1937, los Mercedes popularmente conocidos como Flechas de Plata.

Con este vehículo, Mercedes representa una combinación de lujo y anticipo del futuro diseño y se convierte en la máxima expresión del lenguaje formal de la nueva marca de productos y tecnología EQ. El diseño del Silver Arrow es revolucionario, con una estilizada silueta de 5,30 metros de longitud y un metro de anchura, con líneas nítidas y fluidas y una pintura multicapa en plata Alubeam que recuerda a los históricos Flechas de Plata, que en su día tuvieron que desprenderse de esa pintura por motivos de peso.

La carrocería del prototipo se fabrica en fibra de carbono, lo mismo que las piezas adosadas funcionales, como el «splitter» frontal. Destaca una banda luminosa en los faldones laterales y el logotipo EQ en formato grande, integrado a modo de bajorrelieve, situado por delante de las ruedas traseras, en azul, que es el color distintivo de la nueva marca.

Otros elementos son la cabina del conductor, que puede abrirse hacia delante, y las ruedas con llantas multirradio, en parte al descubierto. Los tapacubos y las cubiertas parciales son detalles estilísticos innovadores de las ruedas; los 168 radios de cada llanta son de aluminio ligero pintado en dorado rosa. Los neumáticos lisos tipo «slick» en medida 255/25 R 24 (delante) y 305/25 R 26 (detrás).

Detrás, el difusor es un recuerdo al mundo de la competición. Dos «spoilers» traseros extensibles asumen además la función de freno aerodinámico, al aumentar la resistencia al aire cuando se levanta el pie del acelerador.

Los Flechas de Plata de 1937

El nuevo EQ Silver Arrow se basa en el modelo W125, el Fórmula 1 de Mercedes de 1937 con un motor de 12 cilindros. Un vehículo de competición adelantado a su época, que contaba con elementos de la industria aeronáutica de las fábricas de aviones de Ernst Heinkel y Willy Messerschmitt. Todo un ejercicio aerodinámico de la carrocería para contrarrestar las fuerzas ascensionales sobre el eje delantero. Uno de los rasgos más marcados del bólido, que ha servido de inspiración a los diseñadores del EQ Silver Arrow, era el acristalamiento del puesto de conducción, cuyo contorno y sección imitaban la forma de una gota de agua.

Al volante de este vehículo, Rudolf Caracciola alcanzó en la autopista A5 entre Fráncfort y Darmstadt una velocidad de 432,7 km/h, calculada como promedio en un trayecto de ida y vuelta. Este récord de velocidad en las vías públicas se mantuvo vigente hasta noviembre de 2017.

En el interior predominan materiales tradicionales de calidad como cuero, aluminio cepillado y madera de raíz de nogal con otros futuristas como el puesto de conducción digital, con una pantalla panorámica curva con técnica de retroproyección y otra táctil integrada en el volante. En la primera se proyectan imágenes tridimensionales, una función que permite adivinar cómo podrían ser las tecnologías de carga del futuro con la visualización en la pantalla del carril de la calzada en el que se es posible la carga por inducción.

Además, la pantalla panorámica visualiza un circuito de carreras virtual y es posible competir con Flechas de Plata históricos o actuales con técnicas de inteligencia artificial; el conductor ve a su rival imaginario por delante o por detrás. Esta función de asistencia Virtual Race Coach ayuda a mejorar la aptitud del conductor al volante.

La banqueta y el respaldo presentan un original detalle, con estrellas pespunteadas grabadas por láser al contorno del asiento. El asiento lleva integrada la calefacción Airscarf para la zona de la nuca. El cinturón de seguridad es de cuatro puntos de anclaje, como los de competición. Los pedales se pueden adaptar individualmente mediante un regulador situado junto al asiento.

El EQ Silver Arrow es un monoplaza eléctrico. La potencia es de 750 CV, con una batería plana ubicada en los bajos con una capacidad útil aproximada de 80 kWh lo que posibilita una autonomía estimada de más de 400 kilómetros según las nuevas normas WLTP. Para refrigerar la batería se han practicado ranuras de ventilación a los lados.

Como en la mayoría de Mercedes actuales, el conductor puede seleccionar programas con distintos patrones de conducción, como Comfort, Sport y Sport+. También es posible modificar el sonido del escape, como el de un Fórmula 1 actual o el de un motor AMG V8.

Contenido Patrocinado

Fotos