BMW X2, bonito y de altas prestaciones

BMW X2, bonito y de altas prestaciones

El nuevo BMW X2 se lanzará en el mes de marzo de 2018, con un precio de salida desde 40.450 euros

MANU CORTÉS

Con un diseño que irradia individualidad en cada detalle, el BMW X2 se dirige principalmente a un grupo de conductores jóvenes (y con un presupuesto generoso) que residen en áreas urbanas, que llevan una vida activa, motivados por el diseño y totalmente conectados al mundo digital. El nuevo BMW combina el perfil robusto típico de un SUV con la deportividad de un coche con carrocería tipo cupé. Entre los detalles más característicos se incluyen: pasos de rueda de aspecto cuadrado, llamativos tubos de escape y marcadas estriberas laterales, junto con un estilizado diseño de las ventanillas.

En el nuevo diseño, se ha rediseñado la parrilla trapezoidal característica de los modelos de la marca germana, que ahora es más ancha por la parte inferior. En el habitáculo del X2 todos los mandos están dispuestos de forma ergonómica para que el conductor asimile la información de un vistazo y los maneje con facilidad. Los ocupantes están sentados en una posición elevada, que proporciona al conductor mayor control de la conducción.

Un frontal característico

Los tradicionales elementos dobles circulares (incluida la luz diurna led) se combinan con las luces antiniebla para crear el característico frontal con “seis ojos” de BMW y hace que el X2 sea reconocible al instante. El faro “bi-led” para las luces de cruce y de carretera es extremadamente brillante y efectivo al iluminar la carretera al tiempo que acentúa el excepcional aspecto deportivo del X2. Las estriberas laterales también son un elemento distintivo del SUV compacto de la marca bávara, y contribuyen en gran medida a su aspecto robusto y seguro.

Hay dos variantes disponibles desde el lanzamiento, ambas equipadas con alimentación mediante doble turbo. El modelo con motor de gasolina BMW X2 sDrive20i con 192 CV (consumo promedio de combustible: 5,5 litros/100 km) y el motor turbodiésel BMW X2 xDrive20d con 190 CV (consumo desde 4,6 litros). Esta última versión con propulsor turbodiésel incluye de serie la tracción inteligente a las cuatro ruedas BMW xDrive y el cambio Steptronic de ocho velocidades, mientras el modelo con motor de gasolina está equipado con tracción delantera y la caja de cambios de “doble embrague” Steptronic de siete velocidades. Todos los modelos automáticos se pueden pedir con levas de cambio (opcionales) en el volante.

Más adelante, se añadirán otros modelos a la gama, como el X2 sDrive18i de tres cilindros y los sDrive18d y X2 xDrive18d de cuatro cilindros. La potencia del modelo con motor de gasolina es de 140 CV del BMW X2 sDrive18i (consumo promedio de 6 litros) o el X2 sDrive18d con motor turbodiésel (4,5 litros de consumo) y el X2 xDrive18d, que rinden 150 caballos de potencia.

El propulsor turbodiésel está equipado con el sistema “inteligente” de tracción a las cuatro ruedas xDrive de serie. La función “Hill Descent Control” permite al X2 mantener la velocidad deseada de forma automática en pendientes pronunciadas al asumir el control de los frenos. Así el conductor puede concentrarse en dirigir el vehículo.

Ficha técnica BMW X2

Modelo:
S Drive 2.0 i / 2.0 Turbodiésel
Combustible:
Gasolina / Gasóleo
Cilindrada:
1.998 cm3 / 1.995 cm3
Cambio:
Automático / Automático
Tracción:
Delantera / A las 4 ruedas
Potencia:
192 caballos / 190 caballos
Velocidad:
227 km/h. / 221 km/h.
0 a 100 km/h.:
7,7 segundos / 7,7 segundos
Consumo:
Desde 5,5 litros / Desde 4,6 litros
Largo:
4,36 m.
Ancho:
1,82 m.
Alto:
1,52 m.
Maletero:
470 litros
Precio:
40.450 euros / 42.500 euros

La suspensión deportiva del nuevo X2 transfiere la excelente agilidad y el dinamismo del motor BMW a la carretera. El acabado M Sport y el M Sport X llevan de serie dicha suspensión, con tarado más firme y altura de carrocería rebajada en 10 milímetros. Los niveles de acabado M Sport y M Sport X presentan asimismo una atractiva combinación de tela y tejido en piel tipo “Alcántara” con costuras de contraste para el cuadro de instrumentos y la consola central.

Los servicios de información y entretenimiento “Connected Drive” está disponibles como opción para el BMW X2. La lista de opciones también incluye el sistema “Head-Up Display” de proyección de la información en el parabrisas delantero. El sistema “Connected Drive” es un puente digital entre los “smartphones” y el vehículo, que ofrece un nuevo nivel de personalización. Entre otras funciones destacadas que hacen posible la conectividad en cualquier momento y lugar se encuentran la preparación para punto de acceso wifi (opcional), incorporado a velocidades LTE, y la telefonía con carga inalámbrica para teléfonos compatibles.

Entre las tecnologías de asistencia al conductor, destaca el asistente de retenciones que ayuda al conductor en el tráfico con paradas intermitentes en autopistas congestionadas. La función forma parte del sistema “Driving Assistant Plus” (opcional), que consta de una serie de sistemas de asistencia al conductor basados en cámaras. El asistente de aparcamiento está diseñado también para facilitar la vida del conductor, que identifica automáticamente las plazas de aparcamiento adecuadas y, si se desea, asume las maniobras para introducir el vehículo en el espacio de estacionamiento en paralelo a la calzada.

Los sistemas de asistencia basados en cámaras ayudan a garantizar una mayor seguridad y tranquilidad en distintas situaciones de conducción. A destacar entre estos, el dispositivo “Driving Assistant” que incluye aviso de salida del carril de circulación, el sistema “Speed Limit Info” con indicación de prohibición de adelantar y el “Selective Beam” (asistente de luz de carretera antideslumbramiento), así como aviso de colisión y de presencia de peatones con función de frenado en ciudad.

Además de estas funciones, el nuevo X2 también dispone de sistema de control de crucero activo con función “stop & go”, (que mantiene la velocidad deseada de entre 30 y 140 km/h introducida por el conductor y la distancia de seguridad respecto a los vehículos que circulan delante) y asistente de retenciones. A velocidades de hasta 60 km/h, esta función asume el control de proximidad y de trayectoria. El asistente de retenciones utiliza asistencia a la dirección para mantener al vehículo de forma fiable en el centro del carril, pero el conductor necesita tener al menos una mano sobre el volante para que el sistema funcione.