Mustang Shelby GT500, el Ford más potente

Mustang Shelby GT500, el Ford más potente

Lleva un V8 sobrealimentado de 5.2 litros con 700 caballos de potencia

El nuevo Shelby GT500 es el Mustang más evolucionado hasta la fecha y el Ford más potente. Un coche de calle, y también un superdeportivo, que acelera de cero a 96 kilómetros por hora en 3,0 segundos. Equipa un motor V8 asociado a un cambio automático de doble embrague y desarrolla más de 700 caballos de potencia. No está prevista su comercialización en Europa.

El propulsor, con un bloque de aleación de aluminio y una cilindrada de 5.2 litros, dispone de un compresor con un intercambiador de aire y líquido. La transmisión de doble embrague es del Ford GT, con siete velocidades, que puede realizar cambios en menos de 100 milisegundos, mucho más rápido que cualquier caja de cambios manual. El cambio automático se ha diseñado para adaptarse a una serie de modos de conducción, como normal, invierno, «drag» y deportivo.

Con un chasis con la firma de la división Ford Performance, monta neumáticos específicos Michelin a medida Pilot Sport 4S o Pilot Sport Cup 2 y frenos Brembo. La suspensión es de tipo activa de nueva generación, integrada con lo último en tecnologías avanzadas en modos de conducción. Los frenos de disco delanteros son enormes (diámetro de 420 milímetros), con pinzas de seis pistones.

El Shelby GT500 puede montar el denominado paquete Handling que incluye suspensión ajustable y un apéndice aerodinámico y, para los más deportivos, el paquete Carbon Fiber Track que agrupa ruedas de fibra de carbono de 20 pulgadas (más anchas en el eje trasero), alerón de pista de GT4 ajustable de fibra de y «splitter» aerodinámico integrado. Además, no lleva asiento trasero para reducir peso.

El diseño del frontal es agresivo, con una apertura doble en la rejilla frontal que permite un 50 % más de flujo de aire para el sistema de refrigeración, en comparación con el Shelby GT350. El capó, mucho más abombado en el centro, destaca por un diseño aerodinámico inspirado en los modernos aviones de combate. Los pasos de rueda delanteros son más anchos y el nuevo alerón trasero y materiales composite en el difusor trasero mejoran la gestión térmica.

El habitáculo es claramente deportivo, con materiales y acabados prémium con elementos de fibra de carbono y nuevas inserciones en el panel de la puerta en ante con costuras decorativas. Los asientos para competición son del especialista Recaro, con refuerzos laterales y conductos para arneses de seguridad.

En el equipamiento, el nuevo Shelby GT500 incorpora un grupo de pantallas de 12 pulgadas, y un sistema de sonido B & O Play con 12 altavoces hechos a medida. Todo se controla a través de una pantalla táctil SYNC 3 de 8 pulgadas con SiriusXM y FordPass Connect.

 

Fotos