Hyundai i10, N Line en formato pequeño

Hyundai i10, N Line en formato pequeño

Estreno mundial de la nueva versión deportiva en el Salón de Fráncfort

Tras la presentación del nuevo i10 en el Salón de Fráncfort, Hyundai también da a conocer la versión N Line, la más deportiva, el cuarto modelo de la marca con apellido N que llegará al mercado el año que viene tras los i30, i30 Fastback y Tucson. Con el diseño, seguridad y conectividad como virtudes de la gama, la nueva variante aporta un notorio dinamismo.

El diseño del i10 N Line ofrece un claro contraste entre las superficies más limpias suaves y las más marcadas. Los parachoques y la parrilla se han rediseñado, con una estética que recuerda al i30 N. Las llantas de aleación de 16 pulgadas son exclusivas y montan neumáticos de menor perfil; las luces diurnas de led son otro elemento más del diseño distintivo del nuevo i10 N Line.

En la carrocería destacan el logotipo N Line, el emblema i10 en rojo, así como un apéndice aerodinámico y un difusor. La oferta de colores es de seis y se pueden combinar con un techo bicolor.

En el interior, llama la atención los detalles que son habituales en coches de competición. Es el caso del logo N incluido en el volante y en la palanca de cambios, con detalles rojos en las salidas de ventilación y los pedales deportivos. Además, los asientos deportivos ofrecen mayor sujeción para que el cuerpo apenas se mueva incluso en los virajes más cerrados.

El nuevo i10 N Line equipa dos motores. El más potente es 1.0 T-GDi de tres cilindros que desarrolla 100 CV y 172 Nm de par más el 1.2 MPi de cuatro cilindros de 84 CV y 118 Nm. Ambos propulsores llevan una caja de cambios manual de cinco velocidades.