La Robla pide a Gobierno y Junta «toda la carne en el asador» para evitar el cierre

Santiago Dorado, alcalde de la Robla. / I. Santos

El alcalde y todos los concejales del Ayuntamiento roblano se han reunido para «mostrar su completo apoyo a los trabajadores» y lamentan un cierre precipitado que no de tiempo a «realizar una inversión» para dar alternativas de futuro a la comarca

I. SANTOSLa Robla

«Un mazazo mortal para el sector de la minería y para toda la provincia leonesa». Con estas palabras expresan la mayoría de vecinos la decisión de Naturgy de llevar a cabo el cierre de la Central Térmica de La Robla. En la localidad leonesa no hay otro tema de conversación, cada vecino comenta y lamenta esta decisión que por algunos era esperada, pero en otros casos ni se imaginaban.

«El golpe es muy duro para toda la comarca», critica el alcalde de la localidad, Santiago Dorado. El edil era uno de los que no se esperaba esta noticia. «Escuchaba rumores y siempre llamaba al jefe de central que me decía que no había noticias de cierre, hasta este viernes que me dijo que Naturgy presentó el cierre», lamenta.

Toda la información

Una decisión que se tomó hace varias semanas y que el pasado 20 de diciembre se hizo efectiva, desde el Ayuntamiento Dorado también critica que no se haya tenido en cuenta a los trabajadores.

La comarca muere

Los vecinos de la localidad leonesa temen que esta decisión no sólo destruya 150 puestos de trabajo entre directos e indirectos sino que acabe con la poca vida que ahora tiene la comarca. Los trabajadores «lo llevan muy mal», en torno a 150 con directos e indirectos se quedarán en la calle en 2020 y las alternativas de empleo no parece que vayan a llegar.

«La térmica es la única garantía de la minería a cielo abierto, si La Robla cae la mina también caerá y con ella otros 120-130 trabajadores», alerta el edil roblano a leonoticias.

Por ello Santiago Dorado y todo el equipo de concejales se han reunido a primera hora de la mañana de este sábado para tratar el tema y mostrar su completa disposición a todas las iniciativas propuestas por los trabajadores para impedir el cierre.

Desde el Ayuntamiento todos los grupos políticos exigen «que la térmica de la Robla continúe» y para ello piden a todas las instituciones y administraciones que puedan estar implicadas que garanticen esa continuidad.

Consideran, además que se deben agotar los plazos marcados por la Unión Europea, esto es 2030, como fecha en la que en todo caso debería producirse el cierre, pues «de llevarse a cabo como prevé la empresa conllevaría también la clausura inmediata del cielo abierto de la Hullera en la comarca».

Imagen previa a la reunión en el Ayuntamiento de La Robla.
Imagen previa a la reunión en el Ayuntamiento de La Robla.

Dorado considera que «Gobierno y Junta tienen que poner toda la carne en el asador», para mantener la central hasta un «plazo razonable» como es 2030, pudiendo así atraer empresas e instituciones que «inviertan en la comarca» para cubrir los puestos que se perderán con el cierre de la térmica.

La noticia del cierre de la térmica ha dejado el peor sabor de boca para despedir un año en el que parecía que La Robla sería el último resquicio de la minería leonesa en funcionamiento.

 

Fotos