Podemos pide reuniones con las ministras Valerio y Ribera para asegurar un «plan social» ante el cierre de las térmicas

Central térmica de Anllares./
Central térmica de Anllares.

La diputada Ana Marcello critica que el Gobierno, pese a sus declaraciones, «está dejando atrás a las cuencas»

EFE

Unidos Podemos ha solicitado formalmente reuniones con las ministras de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magadalena Valerio, y para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, con el fin de asegurar un «plan social» para los trabajadores ante el cierre de todas las centrales térmicas de Endesa en España.

Tras mantener un encuentro con los empleados de la central Compostilla II, en la comarca leonesa de El Bierzo, su diputada Ana Marcello ha exigido este miércoles que este plan tenga en cuenta tanto a los trabajadores de la empresa matriz como a los de las 'subcontratas'.

Marcello ha criticado que Ribera «se cansa de decir que no va a dejar a nadie atrás en las cunetas» cuando, a su juicio, «no ha sido así en el caso de los mineros. «Si no se pone una solución, vamos a tener que sufrir cómo se quedan atrás muchas comarcas y trabajadores», ha lamentado.

«Nos están dejando a los pies de los caballos»

Junto a ella, el presidente del comité de empresa de Endesa en esta central, Juan Sobredo, ha reclamado al Gobierno acelerar la reversión de la reforma laboral, con el fin de «tener armas y algún tipo de cobertura legal» ante un cierre «que de por sí va a ser suficientemente traumático». «Nos están dejando a los pies de los caballos», ha dicho.

«Reclamamos una transición justa, como se nos había prometido, pero nos encontramos con un desmantelamiento y con que esa transición justa no existe», ha proseguido, relatando que la propia empresa, propiedad de Enel, ha llegado a cuestionar las condiciones de las que gozan trabajadores que ya salieron de la empresa.

«Nos están quitando derechos que teníamos conseguidos para compañeros que ya estaban jubilados. Ha venido Enel y se cree que lo que estaba pactado no existe», ha denunciado.

«¿Dónde queda la soberanía energética?»

Por otra parte, Marcello también ha advertido ante los medios de las posibles consecuencias que puede tener el cierre de estas centrales, tras el cierre programado de las minas, en materia de soberanía energética, una cuestión que también quieren plantear al Gobierno.

Y es que, tal y como han criticado, el Gobierno no está dirigiendo esta transición. «La están dirigiendo las empresas», lamentan. En este caso, Enel, participada por el Estado italiano, por lo que concluyen que los poderes públicos del país deben jugar un papel activo en esta política, como lo juega Italia.

 

Fotos