El juicio al empresario minero Victorino Alonso comienza el próximo lunes

Victorino Alonso, en una imagen de archivo. /
Victorino Alonso, en una imagen de archivo.

Según el fiscal, la actividad en el Feixolín «se desarrolló sobre 210 hectáreas de manera plenamente consciente, deliberada, en suelo calificado de rústico común y rústico de especial protección forestal sin contar con licencias»

EFE León

El juicio contra el empresario minero Victorino Alonso y el jefe de la explotación minera a cielo abierto El Feixolín, de Villablino, José Tascón, por un presunto delito continuado contra los recursos naturales y el medio ambiente comienza el próximo lunes en la Audiencia Provincial de León.

Más información

En sus conclusiones provisionales, el Ministerio Fiscal solicita penas de ocho años de prisión para ambos.

En el banquillo de los acusados se sentará, además de Alonso y Tascón, el exalcalde de Villablino Guillermo Murias, para quien la fiscalía reclama una pena de quince meses de prisión por prevaricación.

El proceso se abrió tras la denuncia presentada hace diecisiete años por Antonio Arias, propietario de unos terrenos por daños a causa de los trabajos llevados a cabo en El Feixolin.

En sus conclusiones provisionales, la Fiscalía precisa que las sociedades Minero Siderúrgica de Ponferrada SA y su sucesora, Coto Minero Cantábrico SA, llevaron a cabo de forma continuada la explotación minera de carbón a cielo abierto mediante la construcción de una cantera en el paraje conocido como El Feixolín entre 1995 y 2008.

Según el fiscal, la actividad en el Feixolín «se desarrolló sobre 210 hectáreas de manera plenamente consciente, deliberada, en suelo calificado de rústico común y rústico de especial protección forestal sin contar con licencia municipal de apertura, licencia urbanística ni declaración de impacto ambiental».

Además, según el fiscal, la explotación carecía de autorización para uso excepcional de suelo rústico ni de la cuenca correspondiente para actuar sobre el dominio público hidráulico, y tampoco tenía autorización para la construcción de edificios y construcciones en la cantera.

«La explotación del Feixolín se encontraba enclavada en pleno Espacio Natural »Alto Sil« y en la Red Natura 2000, una zona con presencia clara de especies en peligro de extinción tales como el oso pardo o urogallo cantábrico y declarada Reserva de la Biosfera »Valle de Laciana« por la Unesco en el año 2004», advierte el fiscal.

Agrega que la actividad desarrollada por MSP su sucesora CMS en la zona del Feixolín provocó una afectación «gravísima» para el medio ambiente, incluso después de la intensa labor de restauración llevada cabo en la zona.

 

Fotos