El carbón generó el 14% de la electricidad en España pese al fin de la minería

Generación eléctrica en España. /
Generación eléctrica en España.

El mineral se mantiene como tercera fuente energética a solo un año de que cierren 9 de las 14 centrales térmicas que funcionan en España

ÓSCAR PANDIELLO
ÓSCAR PANDIELLOLeón

El carbón fue la tercera fuente más utilizada para generar electricidad en España durante 2018. La estadística, puesta en cifras, supone el 14,1% del total, solo superada por la nuclear (21,6%) y la eólica (19,8%). Así lo reflejan los datos anuales de Red Eléctrica de España, que sitúan a este combustible como uno de los pilares de la generación en la península pese al anunciado cierre de las minas y la cercana fecha de defunción que afectará a buena parte de las centrales térmicas del país, que funcionan básicamente con carbón de importación.

Así, en un contexto adverso para los combustibles fósiles y para toda la industria que depende de su extracción, transporte o combustión, lo cierto es que aún no hay alternativas sólidas que puedan absorber la generación eléctrica de las térmicas. Comparando con los datos de 2017, el carbón descendió en un 17,2% su peso en el mix energético en 2018; una bajada que se pudo compensar con el notable empuje de la hidráulica, que incrementó su peso en el un 84,8% hasta situarse en el 13,8%.

Este aumento, sin embargo, no asegura un sustituto fiable para el carbón a corto plazo, ya que las energías renovables, pese a su constante crecimiento en las últimas décadas, dependen en buena medida de las condiciones meteorológicas del ejercicio. Así, durante 2017, que resultó un año seco en todo el país, la generación hidráulica y el bombeo hidroeléctrico se desplomaron un 49% y un 28%, respectivamente. Para compensar esta caída se tuvo que echar mano del carbón y de las centrales de ciclo combinado, que vieron incrementada su producción eléctrica en un 21% y un 32%.

Las renovables se estancan

De los datos ofrecidos por Red Eléctrica también se observa el estancamiento de la generación renovable, que apenas registra subidas destacables desde hace un lustro salvo por los ya citados picos de lluvias. Así, en 2018 las fuentes renovables -eólica, hidráulica, solar térmica, solar fotovoltaica y residuos renovables- supusieron un 40,1% del mix energético total, que el pasado año alcanzó los 246.892 gigawatios/hora. En estos últimos cinco años, asimismo, el peso de las renovables osciló entre el 33,7% de 2017, ejercicio marcado también por la falta de viento, y el 42,3% de 2014.

La evolución del carbón, por su parte, también ha estado ligada al empuje de las renovables, aunque su asentamiento como tercera fuente energética del país ha sido constante en los últimos años.

Las líneas de actuación del Ministerio de Transición Energética, por tanto, parecen apuntar a junio de 2020 como fecha límite para el cierre de 9 de las 14 centrales térmicas que funcionan en el país. Esto es, las plantas que no han acometido las inversiones medioambientales necesari