Junta y Principado se citan con el fin de abodar con decisión los retos de salvar la minería e evitar la despoblación

Los presidentes de ambas comunidades mantienen una reunión este lunes en la que repasarán el protocolo marco y reeditarán el acuerdo en financiación

V.A.

Castilla y León y Asturias no son sólo comunidades vecinas, sino que comparten objetivos sobre la necesidad de contar con un nuevo modelo de financiación autonómica suficiente para garantizar los servicios básicos, sobre los desafíos demográficos en dos territorios que pierden población y sobre la defensa del carbón autóctono ante la Unión Europea. En este escenario se desarrollará la reunión entre los presidentes de ambas autonomías, Juan Vicente Herrera (PP), y Javier Fernández (PSOE), este lunes en la sede de la Presidencia castellano y leonesa.

Los gobiernos de ambas comunidades tienen un protocolo general de colaboración desde julio de 2008, en el que se amplió a más materias los suscritos en los años 2000 y 2005, centrados en ese momento en infraestructura y minería. En el encuentro en Valladolid, se repasará el convenio marco, que abarca materias como la sanidad urgente en municipios limítrofes, protección a la infancia, tercera edad, intercambio en escuelas bilingües o protección de urogallo y oso pardo.

Se trata de un convenio de nueva generación, como gusta definir a la Junta, de los firmados con las autonomías vecinas -existe con todas ellas, excepto con Cantabria- a partir de 2008, tras la reforma del Estatuto de Autonomía, en el que se da más peso a las relaciones con los territorios limítrofes. La logística y la colaboración entre los centros Cylog y el puerto de Gijón es otra de las materias recogidas en el protocolo marco.

La Junta de Castilla y León y los grupos de las Cortes acaban de sellar un acuerdo que determina la posición de la Comunidad cuando se abra la negociación del modelo de financiación autonómica. El documento recoge, entre sus propuestas, la búsqueda de aliados. Uno de ellos, y el primero, es Asturias, como afirmó el presidente del Ejecutivo en el acto de la firma. Juan Vicente Herrera no ocultó su sintonía y simpatía por el titular del Gobierno asturiano, el socialista Javier Fernández.

Sin embargo, la asociación de Castilla y León y Asturias en defensa de un nuevo modelo de financiación autonómica no es nuevo. El protocolo marco de 2008, firmado en Oviedo, recogió como novedad un anexo con la posición de ambas autonomías: dispersión, baja densidad de la población, envejecimiento y orografía deben ser variables para el reparto de los fondos. Además, unen los principios de suficiencia y nivelación, la corrección de déficits en la prestación de los servicios y el gasto en la aplicación de la ley de la Dependencia.

Minería y demografía

Castilla y León y Asturias se unieron también para presentar batalla en Europa a favor de mantener las ayudas al carbón. Ambos gobiernos autonómicos, con el apoyo de las patronales de España y Alemania, exigieron en un manifiesto conjunto, presentado en 2010, la prolongación de las ayudas. La misma posición mantienen ahora en la solicitud al Gobierno central para que cumpla el Plan del Carbón firmado en 2013.

Los dos ejecutivos defienden la implantación del céntimo verde para que el carbón autóctono sea competitivo, una medida que enfrentó, precisamente, a la Junta de Castilla y León con el Gobierno presidido por Mariano Rajoy. La iniciativa, que cuenta con el respaldo de la Asociación de Municipios Mineros (Acom), fue presentada por la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, en Bruselas.

La crisis demográfica es materia de colaboración entre ambas comunidades vecinas. Castilla y León, Asturias, Galicia y Aragón formalizaron una alianza en 2013, a la que se sumaron un año después Extremadura y Castilla-La Mancha. El grupo encargó a la Junta de Castilla y León la elaboración de un dictamen para su presentación en el Comité de las Regiones de Europa. Juan Vicente Herrera, acaba de intervenir como ponente en la comisión del ramo y en junio se prevé su aprobación en un pleno del CdR.

Asturias se adhirió en mayo de 2014 a la Macrorregión del Sudoeste Europeo (Resoe), cuyos socios fundadores son Castilla y León, Galicia y la Región Norte de Portugal. Es otro espacio en el que los cuatro territorios, más la Región Centro lusa, que también se unió el mismo día que la asturiana, quieren hacer oír su voz en Europa, ante la programación de fondos para el marco 2014-2020, con proyectos para el desarrollo en el ámbito del transporte y la logística del Corredor del Atlántico, en concreto el eje Aveiro-Miranda de Ebro-Irún, y para el desafío que supone la pérdida de población, que presentan como un problema de España y europeo.

El presidente asturiano, Javier Fernández, cuya comunidad es una de las que ha perdido más habitantes en los últimos años, aseguró, en ese momento, que las regiones más castigadas por la demografía se deben empeñar en hacer oír su voz en Europa.

En el marco de la colaboración de Castilla y León con las comunidades, Asturias es una de las que ocupa los primeros lugares, tanto en el apartado de la cooperación general, como de la sectorial, con alianzas en algunas de las materias prioritarias para el Ejecutivo que preside Juan Vicente Herrera.