https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El transporte sanitario dice basta tras la brutal agresión sufrida en León por un técnico el pasado día 8

Un técnico de ambulancias ayuda a dos ancianas. /
Un técnico de ambulancias ayuda a dos ancianas.

El Comité de Empresa de Ambuibérica SL y los sindicatos convocan este miércoles frente a la Consejería de Sanidad una concentración para denunciar los últimos capítulos violentos sufridos en el desarrollo de su trabajo | El sector se plantea reclamar la figura de autoridad como otras profesiones al verse expuestos a la violencia con demasiada frecuencia

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Están hartos, dicen basta con el recuerdo reciente de la última agresión vivida en León y apoyan la iniciativa de sus compañeros de Valladolid.

Los trabajadores de las ambulancias de Castilla y León se concentrarán este miércoles, 19 de junio, a las puertas de la Consejería de Sanidad para protestar por las agresiones que sufren y reclamar más seguridad en el desempeño de su labor.

La decisión de concentrarse se refuerza ya que, a la última agresión vivida en Valladolid se suma otra producida el sábado 8 en León a un conductor al que «partieron» el pómulo. Hace mes y medio hubo otra en la localidad vallisoletana de Tudela de Duero y años atrás incluso un atropello.

Así se recoge en un llamamiento a acudir a esta concentración, que se desarrollará a las 11.00 horas y que ha convocado el Comité de Empresa de Ambuibérica -adjudicataria del servicio en la Comunidad- como acto de protesta y «repulsa» tras la agresión sufrida por un compañero el pasado 9 de junio y con el fin de que no se repita más una situación de este tipo.

Mejoras en la protección

La solución, según Alberto Cuervo, de UGT, pasa por «implementar una mejor coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de forma que no nos sintamos desprotegidos cuando acudimos a una llamada».

De la misma manera, Cuervo apunta a la «necesaria formación» y avanza otra posibilidad: «Se podía estudiar que los técnicos podamos tener la categoría de autoridad que tienen en otras profesiones, porque en ocasiones no se respeta nuestra labor y nos encontramos con situaciones violentas», manifiesta.

La agresión ocurrida en Valladolid se produjo en el Hospital Clínico Universitario este fin de semana, donde un conductor terminó con varios dientes rotos, graves lesiones en el cuello y fuertes hematomas en la cara producto de una patada propinada por una persona en estado de embriaguez.